divendres, 28 de novembre de 2014

50.000 RAZONES



Cuando el 7 de febrero de 2013 inicié el proyecto VOZ ÁCIDA no tenía muy claro donde me conduciría. La necesidad de certidumbre muchas veces es el peor freno para la acción. Tenía necesidad de mirar, de opinar, de escribir. Suficiente. Tenía un medio (blog) sencillo pero útil. No tenía lectores. Hoy 28 de noviembre de 2014 he llegado a la redonda cifra de 50.000 visitas. Algunos me leen, otros me comentan y otros me persiguen. He creado un pequeño espacio, una plaza pública en el ciberespacio, donde me subo a un modesto estrado y desgrano mi posición ante la vida y sus conjuntos (va por ti Miguel). Aporto lo que sé y lo que me han enseñado, lo que veo y lo que otros me hacen ver, lo que vivo y cómo lo vivo. Y lo escribo, y todos los escritores saben el compromiso que supone dejar verdades o mentiras para la posteridad. 

50.000 razones, homenaje al Maestro Sabina y sus más de cien mentiras que merecen la pena, para sentarse cada día (cinco post por semana) y compartir caminos y veredas (va por ti Antonio). Miserias y prodigios, rastrerío y delicias, claros y sombras.
Y como de momento no se ha inventado el 4D para poder saborear una copa de cava juntos, me he permitido haceros un regalo que me ha hecho a mí un gran Maestro que esperaba que produjera vericuetos como agua de mayo. 

                                                                     DESCÚBRELO


dijous, 27 de novembre de 2014

SÍ SE PUEDE



Hace unos días llegó el sheriff del condado (inspector) a mi instituto y ametralló a los profes de Inglés. Desenfundó estadísticas (extraídas de las competencias básicas) y concluyó sin demasiado rubor que los docentes (último eslabón de la cadena) eran los responsables de que los alumnos no hubieran conseguido el nivel que exige la administración. Era inapelable, en otros centros de las mismas características (dejen que me ría, como si existieran adolescentes clonados) los resultados objetivos (me sigo riendo de la manipulación estadística) eran mejores. Moraleja: a presentar proyectos, a esforzarse más y a comerse una culpa con vergüenza incluida. A los sujetos activos (casi un 50% de responsabilidad le atribuyen los estudios más prestigiosos sobre fracaso escolar) ni una palabra reprobatoria del sheriff. Mejor no pisar el aula vaya a ser que...
Los alumnos suelen refugiarse en  tres torreones muy bien construidos: NO SÉ, NO ME SALE, NO PUEDO. Me encuentro cada vez más con una frase que envían desde sus domicilios los padres preocupados: ESTO TE LO TIENE QUE EXPLICAR EL PROFE. En mis tiempos mandaban otra muy diferente: ATIENDE MÁS Y NO TE DISTRAIGAS CUANDO EXPLIQUE EL PROFE. La responsabilidad se ha pasado del alumno al profe, y el primero que no tiene un pelo de tonto, coge ladrillos y funda una fortificación inexpugnable para no pegar ni golpe.
Unos de los boquetes más importantes de los muchachines que pueblan nuestras aulas es su FALTA DE VOCABULARIO. En un párrafo de cinco líneas pueden encontrar dificultad en no menos de diez vocablos. Así no hay quien pueda avanzar. Siguiendo la máxima que viene de sus hogares y que propaga el sheriff del condado, los profes deben disfrazarse de María Moliner o de Oxford para dejar al alumno en su inutilidad. Suerte de Lilit.

Hablo de una concursante armenia (solo siete años en España) que se llevó 300.000 euros en el Pasapalabra tras completar el Rosco (la última palabra fue ILÉCEBRA). Confesó que siempre llevaba a mano el diccionario (igualito que los alumnos), que aprendía 50 palabra diarias y que la televisión (subtítulada) le había ayudado en el conocimiento de la lengua.
Ayudando a mis ametrallados compañeros del departamento de Inglés propongo que en el plan que deben presentar al sheriff incluyan las siguientes medidas:

1.       1. Repartir estampitas con la imagen de Lilit Manukyan para pegar en la tapa del libro de inglés con el lema SÍ SE PUEDE (o el obamero Yes we can).
2.     2. Suplicar a las teles que subtitulen Hombres y Mujeres y viceversa, Gran Hermano, Adán y Eva y los partidos de la Champions.
3.       3. Como es plausible que los chavales se olvidarán el Oxford en cualquier parte, dejar que consulten el traductor en el  móvil para que dejen de martillear los tímpanos de los sufridos profesores y empiecen a disponer de la necesaria autonomía para completar con éxito sus aprendizajes lingüísticos.


dimecres, 26 de novembre de 2014

HAN PUESTO LAS URNAS



Aprovechen para leerme porque las hienas andan tras de mí para que deje de mear acideces. Me veo en cuatro días como el pequeño Nicolás. Ya se lo explicaré (la censura mediante) en próximos capítulos.
Los engolados papanatas que dirigen Catalunya han escampado urbi et orbe que poner las urnas es la máxima expresión de la democracia. Los más malintencionados les recordaron que Hitler también se sometió al dictado de las urnas y acabó pasando de ellas. Se refugiaron en el epígrafe inconcreto del DERECHO A DECIDIR para estirar del ovillo buscando complicidades equívocas y paraísos irreales.
Los mesiánicos agitadores de la bandera tuvieron serios problemas para definir qué sucedió el 9N. Referendum, consulta, pseudoconsulta, encuesta, megaencuesta, manifestación participativa. Y obviamente si la primera premisa se manejó a antojo no te digo lo que sucedió con los resultados. ¡El pueblo catalán se ha expresado! ¡El veredicto de Catalunya es incuestionable! ¡Hemos recibido un mandato claro del pueblo catalán!


La democracia es algo más que un voto, tiene mucho más que ver con el respeto, la libertad o la capacidad deliberativa que con un objeto con una ranura en la superficie. Las urnas son el final de un camino, nunca el principio. Los que quieran apuntarse a la nueva política deberán de reciclarse y comprender que eso de manejar el voto de los ciudadanos para conseguir confianzas de cuatro años está en extinción. Observo la emergencia de una fuerza como Guanyem Barcelona que está en proceso de definición del código ético de los que les representarán. Pídanselo a los corruptos y a los viejos padres de la democracia se lo resumirán en una línea: Dadme vuestro voto con el que haré lo que me dé la gana, los logros son míos y los incumplimientos culpa del otro.
Hoy han puesto las urnas en mi instituto. Qué casualidad, la misma que se utilizó el 9N, ya ha empezado un nuevo país. Si hay algún órgano inútil en la institución educativa catalana es el Consejo Escolar, los sabios dirigentes (Ernestito Maragall a la cabeza) ya se encargaron de vaciarlo de contenido y dejarlo para ratificar las políticas autoritarias de las direcciones. Los alumnos han votado en fila, un 20% del censo (alumnos de Primero) sin conocer a sus representantes (solo por fotos puestas en los pasillos). No ha habido proyecto, ni ideas, ni nada de nada. En el sector de profes ha habido un tejemaneje descomunal, dimisión de un miembro que ocupa un candidato de las elecciones anteriores, candidaturas de última hora y votantes cuando ya se estaba procediendo al recuento. Todas las garantías electorales borradas de un plumero. Pero…¡hay urnas! ¿Y los padres? Ya verán la participación, parecida a la que hubo el 9N (permítanme un poquito de ironía). A lo que les alarguen las llamadas y las súplicas de los interesados en mantener el barniz pseudodemocrático.
Los procesos deliberativos en mi instituto se limitan a seguir las ordenes que vienen de arriba. A la disidencia (yo y alguna otra descerebrada) se le persigue con vara firme con la mirada cómplice de los demás. Y ya tenemos el partido donde queremos: los nuestros (protegidos) y los otros (perseguidos). Pero no lo duden, ha habido urnas (trucadas) para elegir a los que no sabemos ni lo que prometen, ¡ha vuelto la democracia orgánica!.
Tal vez tendríamos que observar con microscopio las bacterias de este país antes de construir otro. Principalmente para que no manden los mismos perros con distintos collares (estelados).

dimarts, 25 de novembre de 2014

BASTA DE LAZOS LILAS



Las cosas tienen sentido en su contexto, fuera de él pierden todo valor. Un alfiler y un lazo lila deberían suponer una denuncia clara contra la violencia de género, pero es que muchos y muchas de los que se lo colocan en la solapa son cómplices (leyeron bien) de tan deleznable situación. No son los que levantan la mano última, o los que perpetran la constante humillación, muchos de ellos han utilizado los cimientos sólidos del patriarcado para edificar edificios de nuevo diseño con ventanales atractivos por los que se cuelan las nuevas y sibilinas formas de dominio.
Propongo que sea más difícil adscribirse a esta causa, que no sea una declaración de principios vacua y poco fundamentada, que se cobren cuotas de experiencia vivida, que sea necesario la aproximación sin prejuicios al hecho, y sobre todo, pido que se deje de tratar a las víctimas como retrasadas o inocentes o cualquier otra consideración vejatoria que permite que siga girando la noria.


Soledad Murillo de la Vega, primer cargo político en España en materia de igualdad y que participó en la ley 1/2004 contra la violencia de género explica perfectamente en un artículo en Espacio Público las dificultades con las que se enfrenta una víctima de violencia de género respecto a  otras víctimas.  

1.       -La denuncia supone un rotundo fracaso personal, no haber sabido hacerle de un modo que no despierte iras.
2.       -El temor que la denuncia ponga en riesgo a sus hijos.
3.       -El discurso culpabilizador que rehabilita constantemente la actitud del agresor.
4.      -Los consejos de la familia nuclear para que denuncie al maltratador que muchas veces provocan el efecto contrario de encendida defensa del mismo.
5.       -El maltratador verifica un escrupuloso cumplimiento del rol femenino (renuncia y sacrificio) que cuenta con un amplio beneplácito social.
6.       -La víctima teme que cuando el maltratado salga en libertad ajuste cuentas con ella, sobre todo si se tiene en cuenta el aplastante número de sobreseimientos que dejan impune el acto violento.
7.      -Las dificultades del agresor de reconocerse su responsabilidad en los hechos lo que impide una posible rehabilitación.
8.       -La amplificación de las estadísticas de denuncias falsas que presentan a las mujeres que denuncias como ventajistas de un proceso de separación.

Mi lacito lila debería recoger todas las dificultades con las que se encuentra una mujer que quiere denuncia la violencia que sufre, eso es poco práctico y antiestético. Por lo tanto, mejor llevar las reivindicaciones por dentro y trabajar más duro. 

dilluns, 24 de novembre de 2014

LOS ANTISISTEMA




Los primeros antisistema de los que tuve noticia fueron el Coco, el hombre del saco y los maquis. Los prohombres del sistema franquista metían miedo con la llegada de unos seres despiadados que se llevaban del sistema a los indefensos para comérselos en el monte. Poco a poco me fui percatando que los que movían el cotarro se pegaban monumentales tiberios de indefensos crédulos, el banquete principal se desarrollaba dentro de los límites autorizados del sistema. 
Los antisistema de finales del franquismo era moderados, dejaban espacios en barbecho para que volviera a crecer la hierba, los de ahora son tan voraces que no esperan a que se pueda repoblar el beneficio y disparan contra todo y contrado todos (sanidad, educación, el agua y la luz, las pensiones, ....)


Imaginan ustedes que los mayores defensores de los animales se abrigasen con pieles de guepardo y calzasen zapatos de piel de cocodrilo. Imaginan sus mentes privilegiadas que los paladines de la paz saliesen a la palestra pública con cartucheras y granadas de mano en el costado. O que los defensores de la educación y la cultura fuesen una élite analfabeta. Pues si no ha llegado la imaginación a su máxima potencia prueben con los destrozones del sistema actual que en cuanto siente el aliento de Podemos en las encuestas empiezan a gritar a los cuatro vientos que vienen los antisistema. Los escándalos sucesivos muestran los estragos del sistema pero ello siguen quitándose la pulgas con su verborrea rancia y señalan a los nuevos hombres del saco como los que se llevarán el sistema por delante. Fíjense si son antisistema los del Coletas que se han convertido en partido político, o sea, que han pasado por el aro de las normas del sistema para denunciarlo y reformarlo. ¡Unos antisistema de tomo y lomo! Repítanlo cien veces y será considerado verdad absoluta.
Los tripones del sistema se han inventado una expresión que me produce vómito: los defensores del espíritu del 78. Sanguijuelas que se quieren trincar los últimos despojos de la transición para atribuirse el mérito de haber implantado la democracia en este país. ¿Nadie los corre a gorrazos? ¿Nadie sabe de historia en este país? ¿Nadie quiere saber? El olvido selectivo es un factor determinante para que los antisistema de verdad (los que se lo han cargado con su infinita glotonería y ambición) sigan pudiendo acusar de antisistemas a los que intentan poner algo de orden en el desaguisado general.
Jordi Évole es una cabrito como la catedral de Burgos. Cada noche de domingo nos pone frente a los morros las patrañas de los antisistema con carné del sistema. Recuerden el programa destinado a los cargos de confianza de los políticos del sistema, las infraestructuras ruinosas que han chupado infinitos fondos del sistema público, los especuladores parásitos del sistema que venden el país por cuatro duros, los que zarandean la bandera para partir el sistema en su beneficio, los que no rompen un plato en el palco del Madrí mientras sistemáticamente saquean los sectores más beneficiosos del sistema. Y así suma y sigue y vuelve a sumar números rojos para el sistema y astronómicos beneficios para sus destructores reales.
Ayer les tocó el turno a los jubilados de oro del sistema, los políticos que han servido tan bien al sistema que acaban en consejos de Estado o consultivos de las CCAA. Ven lógico que después de haber ayudado a girar la noria de los privilegios del sistema al final de sus vidas tengan un retiro confortable que seis millones de ciudadanos del sistema no podrán gozar ni por aproximación.  
Esta mañana esperaba barricadas en las calles de las ciudades más importantes del sistema. Nada de nada (que canta el Maestro Fito en su último disco), siguen campando a sus anchas los antisistema.