dijous, 28 de maig de 2015

SER O NO SER



Me desayuno con negros nubarrones.


Me tomo el vermuth con claros.


Ser o no ser. Por la tarde  me dirijo a una Open Class organizada por Foxize School (gracias por una promoción tan productiva) con el sugerente título LA GESTIÓN DEL TALENTO EN LA ERA DIGITAL. De entrada hay que poner las cartas sobre la mesa, lo que llamo el NO SER, las cabronas de las máquinas nos pisan los talones, amenazan con jubilar sin permiso al 47% de la población (Oxford dixit). El paro no es culpa de los políticos, es culpa de la falta de talento para recolocar la fuerza productiva sobrante en otros nuevos empleos. Como frenar la sangría. ¿Talento? Menudo palabro. Aquello que yo sé hacer fabulosamente y que puedo traducir en pasta (sustento, salario).
Un magnífico elenco de pensadores se presta a abrir las ventanas para empezar a oler el futuro, andan sobrados de talento (sus carreras profesionales y sus fracasos les avalan). 

Empecemos por la única mujer (se cumplen las estadísticas), ALICIA POMARES, jefa de Humannova, dos tiros al aire para espantar palomas molestas. Se está poniendo a prueba nuestra resistencia a la incertidumbre. Se acabó el apalancamiento, el trabajo para toda la vida, las fiestecitas de despedida después de un siglo en la empresa. Change, change, change… Alicia tocó otra tecla que puede combatir el rodillo de las máquinas: la pasión. Cuando alguien no vibra en su trabajo, change.
FERNANDO POLO, si quieren saber de él entren en su web Abladías, su curriculum ya da fe de su enrevesamiento mental, nada de formulitas para agradar al público asistente, metió el dedo en la llaga del despido, habló de meritocracia, de cómo captar el talento fuera de los círculos convencionales, y a la vez, tuvo el arrojo de confesar que no existían fórmulas mágicas (con lo que eso agrada al indolente que llevamos dentro) y que lo contrario de lo que explicaba también pudiera funcionar.
DAVID TOMÁS, director general de Cyberclick y Best Workplaces 2014 en España (mejor empresa para trabajar), explicó su original y productiva forma de selección, alineación con los valores de la empresa, compromiso, sacar lo mejor (talento) de cada miembro. La vieja teoría del pasado (si hubo un profe que creyó en ti) aplicada al mundo laboral y a la emergencia del oro del futuro.
El moderador del cotarro debía ser EDUARDO LAZCANO, con gran habilidad le encalomó la responsabilidad a una becaria (fantástico estreno entre cuatro espadas de tronío) para poder promocionar el e-book que daba título al encuentro. Me fascinó la anécdota de la hija de Richard Gerver (busquen el libro y lean) y la gestión del talento de su hijo patoso para el fútbol. Messi solo hay uno pero necesita diez tíos que le lleven la pelota hasta el punto en el que hace sus diabluras. Papa Lazcano hizo el análisis del talento de su hijo (pocos padres saben enfrentarse a los “fracasos” filiales) y junto con él decidió que su papel en la empresa (equipo) era suministrar balones a la réplica de Messi en versión small. ¿El talento de la humildad?
Polo habló de la esterilidad de la educación actual para facilitar la emergencia de talento. Citó al padre de la niña holística y expresó algo con lo que yo me solidarizo, no es que haya que trasformar el sistema educativo es que hay que reemplazarlo por otra cosa.
Gracias a todos por lo que me llevé, inmediatamente lo revierto en las clases que imparto, a las ocho de la mañana mis alumnos de Primero de Bachillerato ya sabían de Foxize School (no todo es la central acreditadora universitaria), de la hija de Gerver (cómo les gustó saberse comprendidos) y de los cuatro magníficos profes que yo tuve ayer.
Lo dicho, SER O NO SER, la filosofía sigue siendo necesaria en tiempos líquidamente digitales.   

dimecres, 27 de maig de 2015

MARTÍNEZ EL FACHA, ASESOR DE MADURO



Lo han guardado en secreto, yo me he enterado hace cuatro días que Martínez el Facha, aquel recalcitrante, retrógrado, nostálgico, odioso, arribista, vomitivo (podría seguir enumerando adjetivos despectivos sine die) personajillo que pululaba por El Jueves esperando la vuelta del Generalísimo de ultratumba, aquel que durante más treinta y ocho años (han leído bien) desgranó la verdadera ideología fascista (mantenerse en el poder como sea), se ha pirado a Venezuela a hacer de asesor de Maduro. Un giro final inesperado (o no tanto) que justifica su autor con un argumento incontestable: los lectores han perdido el interés por el Caudillo. Ahora que todo el mundo es demócrata de pura cepa, defensor acérrimo de las libertades, adalid de la libertad de expresión, qué sentido tiene la acidez de Martínez, es un absurdo, no tiene lectores, unos por desconocimiento/desinterés y otros por borrar la faz de España todo resto de un pasado sospechoso.
Pero no crean que se ha ido por la puerta de atrás, Martínez y sus adláteres se han largado a asesorar al presi del chándal, la última viñeta es un resumen perfecto de su misión, ellos son los inventores del arriba/abajo que ahora se quiere apropiar El Coletas, nada de izquierda y derecha, eso es una visión de la sociedad demodé, o estás por debajo del umbral de la pobreza o viajas en jet privado. Hay que subir la escalera social con cualquier ideología, hay que trincar en cualquier régimen, hay que apoyarse en el capital y en el ejército en cualquier momento, hay que dominar los mass media por encima de todas las cosas, hay que tener a la Iglesia a favor que siempre te puede dar un empujoncito divino a costa de cuatro prebendas terrenales. La Historia se cree que avanza por derroteros nuevos, Martínez el Facha nos devuelve una realidad que tiene más de polilla que de vanguardia. 
Por cierto, ¿lo sabe Inda?




dilluns, 25 de maig de 2015

EL PODER ES ROCOSO



La debacle del PP ha sido clamorosa. Sin paliativos, han perdido mayorías absolutas por doquier, se jubilan múltiples bastiones, no hubo balconcillos ni torpes saltitos de alegría, ni retórica grandilocuente disfrazada de humildad. La gaviota va con muletas este lunes de resaca electoral. 
Los que creen en milagros tienen un cuervo negro sobrevolando sus cabezas, en su pico lleva cerca de seis millones de votos. Van a sus trabajos (si tienen suerte) absortos en un pensamiento circular, cómo puede ser que después de sufrir la legislatura más corrupta de la democracia haya seis millones de vecinos que les hayan dado otra oportunidad a los peperos para que les fastidien. La política es pura sociología. Cuesta mucho ganar votos desde la oposición, hay que picar piedra, hay que explotar todas las debilidades del que manda sin despertar la susceptibilidad del populacho que puede tener la sensación de pelele manipulado por un quítate tú que me pongo yo. 
El poder posee infinitos esbirros a sueldo (alcaldes, concejales, funcionarios designados a dedo o proclives a la trepa, proveedores, organizadores de festejos, gabinetes jurídicos, empresarios amigos, comisionistas que tienen buena mano con el mundo asociativo, subvenciones, convenios, empresas que cuidan la imagen, medios de comunicación comprados, voceras con nómina). El poder es rocoso y sus garras no sueltan los privilegios.
Ayer se acabó el juego. No porque perdiera votos el PP, la historia de la joven democracia española es la de una alternancia sucesiva, si el receptor de los votos perdidos hubiese sido el PSOE (que también perdió lo suyo por idénticas razones), estaríamos ante el inicio de un nuevo movimiento del péndulo. Esta vez ha sido diferente, lo perdido se ha repartido entre nuevos actores, especialmente Podemos y Ciudadanos. El mismo pastel tiene que repartirse entre cuatro. Los ideólogos trucados nos anuncian problemas de gobernabilidad cuando en el fondo es un problema de reparto de poder (y de pasta). Intuyo que esa vigilancia a cuatro va a ser beneficiosa para los ciudadanos, no por la moralidad exquisita de los nuevos (uno no cree que sean unos santos) sino porque cuando a alguien le quite su parte de la de tarta gritará y alertará al conjunto de la ciudadanía de que hay un zafio que se quiere quedar con todo, la situación de estos últimos cuatro años en el bando gaviotero (antes o en Andalucía en el de los capullos).
Otros cambios más profundos no los advierto, no son posibles con unas simples elecciones, vienen de la mano de un incremento cultural real (sin él no existe deliberación posible), de una regeneración moral profunda de los ciudadanos (los políticos no son más que un espejo), de una nueva visión de lo público (que evite esa escandalosa polarización entre ricos y pobres). Ayer se decidió un nuevo reparto de poder, el progreso de una sociedad es otra cosa bien diferente, recae en cada una de las individualidades, en firmar un nuevo contrato social donde las responsabilidades sean reales, en definir unas leyes apropiadas (no para la oportunidad), en dedicar los esfuerzos a lo realmente importante para el conjunto y no para el poder financiero y sus adláteres. Pero mientras, todos fingiremos que hay una nueva esperanza, hasta que los sueños se conviertan en pesadillas.     

divendres, 22 de maig de 2015

LA HIEDRA



Todos crecemos como la hiedra, apoyándonos en algo que nos ofrece resistencia. La tiranía quiere que seamos eternamente niños. La autoridad ofrece resistencia pero hace crecer. Si no has tenido resistencia no creces recto, sino reptando.

Se han puesto los filósofos de acuerdo para dar respuestas al desbarajuste adolescentoide que vivimos. Ahora le toca el turno a Fernando Savater. Las metáforas son los clavitos que sirven para guiar el conocimiento de la hiedra.
El sistema educativo está infectado de un paternalismo horripilante. Los chavales, más listos que el hambre, han inventado tecnologías (vocablo deliberado) para esquivar el esfuerzo. Ayer me preguntaba un profe si los alumnos de segundo de Bachillerato que lloraban cuando conocían las calabazas cosechadas en la última evaluación merecían un Oscar a la interpretación. No. No es un fingimiento dramático, es una tecnología aprendida, interiorizada, cada vez que encuentran un obstáculo en su camino disparan con dos armas: o la violencia intimidadora o la pena caritativa. Los mismos alumnos que lloraban como magdalenas luego exigían (vehementemente) ver los exámenes para agarrarse a cualquier clavo ardiendo que justificase un injusticia inhumana. No aceptan el muro y pretenden bordearlo. Hay muros que se dejan esquivar y otros con los que te estampas y te dejan aturdido para siempre. 

Rui Palha

La tecnología utilizada por los adolescentes incide en modificar la actitud de su entorno pero elude los cambios internos del protagonista de los hechos.  Obviamente el éxito de las argucias promueve la repetición ad eternum. En lugar de decorar la pared luciendo espléndida, la hiedra tuerce su crecimiento y se convierte en una planta rastrera que repta, que se esconde del sol, que se alimenta de las malas hierbas. Los réditos inmediatos pueden financiar los primeros grados de la tecnología pero a medida que se amplía el mundo empieza a ahogarse por su ineficacia.
Detrás del paternalismo se esconde una gran comodidad, como apunta Savater, la que provoca la docilidad del infantilismo, mientras ofrecemos caprichos a los niños son guiados por donde queremos. El poder también reafirma su superioridad ante ciudadanos subvencionados que no pueden oponerse por sus propios medios. Los jefes ya saben que es más fácil trepar por una pared desnuda que sortear los nudos con los que la hiedra teje su ascenso. 

Las carantoñas a veces van envenenadas de cárceles y las afiladas exigencias cargadas de autonomía.