dilluns, 5 d’agost de 2013

CUANDO CALIENTA EL SOL



Cuando calienta el sol aquí en la playa, siento tu cuerpo vibrar cerca de mi;
es tu palpitar, es tu cara, es tu pelo, son tus besos, me estremezco, oh, oh, oh!
cuando calienta el sol aquí en la playa, siento tu cuerpo vibrar cerca de mi,
es tu palpitar, tu recuerdo, mi locura ,mi delirio, me estremezco, oh oh oh!
cuando calienta el sol....aquí en la playa......cerca de mi...es tu palpitar...

El tiempo destiñe las canciones. Hemos cambiado de siglo y lo que escribió el trombonista nicaragüense Rafael Gastón Pérez (Cuando calienta el sol aquí en Masachapa) a finales de los 50 y que popularizaron los hermanos Rigual hay que darle unos brochazos de modernidad.


Cuando pica el sol aquí en la playa, siento que un niño cabrito me llena de arena con su pala y su cubito,
una adolescente toda llena de tatuajes me rompe los tímpanos con Vaina Loca
y dos machitos de gimnasio a todas horas le dan a la pelotita con las palitas, oh,oh,oh….
Son los vozarrones de dos cuñaos hartos de tinto de verano los que me estremecen discutiendo de furgol, de Rajoy, de embragues y pastillas de freno. 

Cuando pica el sol aquí en la playa me cosen a ruiditos de mensajes de Watsap las criaturicas que llevan los calzoncillos debajo del bañador,oh,oh,oh…
Y cuando por fin me creo en el paraíso me clavan la sombrilla entre mis dedos dos marujas que se desgañitan relatando sus logros en las rebajas,
un niño pide el flotador a grito pelao como si estuviese en el fondo de un barranco. 
Un musculito que intenta jincar el diente a la silicona de la morritos calientes que se embadurna con cosméticos de Mercadona  pregona que la birra está a un euro hoy en el chiringuito,oh,oh,oh….
Cuando pica el sol aqyuí en la playa me estremezco con la agüela persigue al nietecillo para que se coma el bocata de chope
y el agüelo se pega un eructo y un cuesco sin respetar el perímetro. 
El hombre nevera grita: Cerveza, coca-cola, beer, patatas. Y me tiro al agua llena de medusas cabronas y de mierda de los barcos y de compresas, preservativos y otros objetos de desecho. 
Y un aspirante a legionario me salpica con sus brazadas olímpicas y una pareja calentona se magrea aprovechando lo turbia que está la mar.
Cuando pica el sol aquí en la playa… (el final de las canciones de veranos suele ser lánguido pero a mí me va la acidez)… 
Cuando pica el sol aquí en la playa (ni me estremezco, ni me extasío, ni enloquezco de paroxismo)…
Cuando pica el sol aquí en la playa me vuelvo misántropo (rime o no rime, esta versión se queda así).

8 comentaris:

  1. Te veo mal colega, tendrás que tirar p'a la montaña.

    ResponElimina
    Respostes
    1. ¿Me aseguras que está mejor? ¿O me encontraré a algunos de esos que acaban la barbacue y lanzan las brasas al monte y se cargan una isla?

      Elimina
    2. Depende de qué monte, claro ( y también con quien vas al monte)
      http://grooveshark.com/s/Choncholi+Se+Va+Pa+l+Monte/5aCVo2?src=5

      Elimina
  2. Fíjate como estoy después de ir al monte:
    http://grooveshark.com/s/Estoy+Como+Nunca/4z1hjm?src=5

    ResponElimina
  3. ¿La canción del verano se está dilucidando entre la mía y la de Joan?

    ResponElimina
  4. Te has cargado mi visión playera en dos coma!!! ¿Y los paseitos de mañana? ¿Y las cervecitas en el chiringuito?¿Y esos cuerpos bronceados? ¿Y esa luz y color?
    ¿Y los atardeceres? ¿Y el sonido del mar?...Ainsssssssssss, que no hemos ido a la misma playa!!
    Un besote

    ResponElimina
    Respostes
    1. No pretendía importunarla... yo también comparto algunos placeres pero recuerda que el post se escribió bajo los efectos de un golpe de calor.

      Elimina