dijous, 1 d’agost de 2013

LA MARCA ESPAÑA Y OTRAS POLLAS EN VINAGRE



Todo tiene un límite. El aparente descuido de un maquinista deja ochenta muertos y escucho estupefacto que el presidente del Xunta de Galicia sospecha de una sombra misteriosa que quiere desvirtuar el milagro de la Alta Velocidad española. Una semana después nos enteramos que el interventor estaba llamando al maquinista en el momento clave pero que se lo ocultó dos veces a la policía. El rastrero de turno aprovecha la intensidad de los focos para hacerse pasar por pareja sentimental de una víctima embarazada de su engaño, seguro que esperaba forrarse en los platós de telebasura codeándose con Lucia la Escritora. Los sabuesos de lo macabro rastrean perfiles de Facebook de las víctimas sin respeto. Y Sorayita que sale a dar cuenta de los entresijos del consejo de ministros de riguroso luto sin explicar por qué narices no tenemos un sistema de seguridad ferroviario moderno que no deje en manos de una sola persona la vida de tantas. Y la consabida cara de afectación del Príncipe que le sienta mejor que la barba. Todo me lleva al límite pero me controlo con ayuda de unos jugos gástricos corrosivos y unas defecaciones generosas, pero al final exploto.
Los periodistas están acostumbrados a montar el circo con la catástrofe veraniega anual (recapitulen: incendios, riadas, accidentes aéreos o matanzas de asesinos en serie). Observo como el presentador del telediario de Televisión Española acaba el informativo con una exaltación de la solidaridad de los vecinos de la aldea donde se estrelló el convoy. Todo iba dentro de los cánones hasta que la palabrería fácil lo perdió en el último instante.

-          -Esta es la verdadera Marca España.



Mi exabrupto fue el que encabeza este post, uno de los más castizos (¿Marca España también?). Unos días antes el número dos de eso que llaman la Marca España había insultado a los catalanes en Twitter porque le había molestado que chiflasen la izada de la bandera española en la inauguración del Mundial de Natación. El ministro de Exteriores, el plácido Margallo no cree que las informaciones que indican que el presi cobró pasta gansa en negro puedan influir en la entelequia que es la Marca España. Quién fue el iluminado que creyó que España se podía equiparar a la Coca-Cola, que los inversores u otros interesados en comprobar quiénes éramos y quiénes somos, se conformen con un video de cinco minutos donde vendamos nuestra mejor sonrisa, sol, playa y flamenco.
Si no les gustó lo que escribí acháquenselo a un golpe de calor que me dio la otra tarde, que yo intentaré entrar en un reality como terrorista (no faltarán voceros del PP que me ayuden) de la insigne Marca España. Una (el independentismo catalán es una anécdota), Grande (la deuda es una menudencia) y Libre (no se rían, por favor).

3 comentaris:

  1. Me alegra comprobar que sigues tan "vivo"como siempre y creo que bastante más cabreado-nada extraño por otra parte si achacamos al calor o las malas noticias e informaciones que no cesan - Saludos y "no te prives", como dicen en mi tierra, de escribir lo que piensas y sientes...todo mejor que una úlcera de estómago.
    Besotes

    ResponElimina
  2. dicen que la limonada quita la sed poero en este caso encima es corrosiva. Dulces digestiones a cuenta del Bicarbonato España.

    ResponElimina