dimarts, 26 d’abril de 2016

ÉTICA DE LA RECIPROCIDAD

Si usted ve a alguien ahogarse en la otro lado de la orilla de un río no se le ocurra salvar al interfecto. Todos nuestros programas mentales patas arriba. Nosotros que vamos por la vida salvando a todo quisque. Él siempre estaría en deuda con usted, nunca le podría devolver lo que hizo por él. Cada uno se debe salvar a sí mismo, y todo aquello que hagamos por los demás debe quedar en una medida retornable


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada