dilluns, 22 de juny de 2015

CAMPUS DE URBANIDAD



Se acabó lo que se daba, el curso académico llegó a su fin y se abre un período vacacional de ochenta días (con sus ochenta noches, no desdeñen la precisión). Los papás trabajan (es mucho suponer), los niños/adolescentes deben ocupar su tiempo. Una opción es el haraganeo puro y duro, el despiporre, el desparrame y la laxitud suprema. Otra, la que deja más tranquilos a los progenitores es apuntar a su muchachín/ina a un campus (si se disponen de fondos que vuelve a ser mucha suposición). Los más lúdicos se van a la parte deportiva, ya se sabe, hay que quemar esas calorías de sobra que tienen estos chavales antes de que las consuman en actividades poco adecuadas. Los poco dotados para la agilidad se inscriben en campus idiomáticos (el futuro apostillan orgullosos sus padres en las tertulias de padres responsables). Nadie, ni en los más esperpénticos sueños han pensado en apuntar a sus pipiolos a un stage de urbanidad. A pesar de disponer de una materia prima de primera calidad, unos hijos insoportables, displicentes, emperadores supremos, no caen en la opción de dedicar el verano a enseñarles algo de urbanidad. ¿Urbaqué?


La primera virtud que ha de tener el hombre es el respeto a los demás. 

Es el inicio del Estudio de las reglas de conducta redactado por la Excelentísima Señora Doña Isabel María del Carmen de Castellví y Gordón, condesa de Castellá, en el 1942. Encontré el texto en una montaña de libros destinados a la venta al por mayor. Huele a naftalina, lo reconozco, pero en el substrato hay unas normas que siguen vigentes para hacernos mutuamente la vida agradable. Obviamente, el necesario campus de Urbanidad debería disponer de un manual 3.0, o sea, la adaptación a los nuevos tiempos de los necesarios preceptos de convivencia. Ando enfrascado en esa tarea.
Propongo centrar el primer año del campus en dos materias básicas: la discreción y la lealtad. 

¿Hay algo más odioso que un niño impertinente y entrometido? Si tienes la obligación de pensar todo lo que dices y todo lo que haces, tienes asimismo la de no decir y no hacer muchísimas veces todo lo que piensas. 

Muchos de los adolescentes tiranos que nos rodean son unos auténticos bocazas, hablan y hablan sin parar, desconocen el valor del silencio, se entrometen sin control en las vidas de los adultos, trafican con la información como contrabandistas, pontifican sobre realidades de las que no tienen ni repajolera idea, vociferan como energúmenos jactándose de su propia ignorancia. Mi propuesta es dividir el día en momentos de conversación y momentos de silencio. Éstos últimos no podrían ser violados bajo ningún concepto, un alimento selecto para empezar a domesticar el espíritu. 

La condesa de Castellá tiene un capítulo también para la lealtad. 

La primera condición para que sepas respetar a los demás y para que los demás te respeten, es que sepas respetarte a ti mismo. Este respeto a ti mismo, consiste principalmente en proceder rectamente, lealmente, en tus relaciones con los demás. 

Entre los adolescentes insoportables reina la mentira, la excusa, la trampa, el no saber perder, la egolatría. Ardua tarea reconducir estas almas arruinadas pero obligatoria para evitar una sociedad salpicada de corrupción, de victimismo barato, de irresponsabilidad generalizada o de banalidad endémica. Seguramente el campus debería estar subvencionado por entidades públicas obligadas a velar por la sana convivencia entre los ciudadanos. 
Tengodos amigos en Jaén, Alfonso y Dolors, dispuestos a ofrecer algún espacio hueco en sus campos llenos de olivos para edificar con tiendas de campaña una improvisada escuela de urbanidad. Yo me ofrezco como director. Los clientes los tienen que suministrar los padres humildes que desesperados de tanta humillación y tiranía se comprometan a aislar a sus hijos (obviamente nada de whatsapp) en un espacio natural donde rijan unas normas de convivencia nuevas.

No seas perezoso ni indolente. Levántate temprano y al primer aviso.

¿No les parece un buen fundamento para construir algo sólido? Seguiré informando.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada