dijous, 11 de juny de 2015

SUS + Y SUS -



La nueva situación política en España se puede interpretar en clave matemática. Las mayorías absolutas tan habituales en el pasado prescindían de los signos. La época de pactos requiere conocer el significado del + y del -. Los conocimientos sobre transfuguismo y las descabelladas alianzas que propuso en la semana siguiente a las votaciones avalan el conocimiento matemático de la gran Espe. Lo que le ha fallado ha sido la geometría, cuadrar el círculo para sentarse en el trono de Madrid es muy complicado pero todavía quedan horas por delante.
En época de crisis y corrupción a todo lo nuevo se le atribuye un +. Más vale bueno por conocer que malo conocido. A aquellos que se han repartido el pastel en los 35 años de democracia, alternativamente pese a las discrepancias, se les ha colgado el – (casta, caspa…). Los – se han esforzado en denostar a los +. Con un movimiento contable del bolivariano Monedero o un par de candidatos fascistoides en las listas de los Naranjas querían equipararse todos al neutro =. Los presuntos – atestados de imputados y mangantes seguían esgrimiendo en su curriculum experiencia de gobierno (de mangoneo), papel preponderante en la Transición, o sea, en el período de máximo esplendor de libertades y de progreso ( y de docilidad), o la solidez de sus organizaciones ( apuntaladas con chollos, enchufes y cajas B). 


No hace falta ser un lince ni primo hermano de Aramís Fuster o Sandro Rey para augurar que esta legislatura de pactos (algunos obligados por eso que se llama la gobernabilidad que no la gobernanza) acabarán en una retahíla de mociones de censura cuando se tuerzan las encuestas o se acerquen las próximas elecciones. El contoneo ideológico de los cuatro magníficos (los + y los – y viceversa) acabarán petando a las primeras divergencias en los temas sagrados que todos los territorios tienen. Las costuras del amor forzado cederán para formar nuevos vestidos. C’ est la vie!
¿Y el populacho? A la expectativa, porque en el ejercicio, en la praxis, en las leyes, en los gestos, se les verá a todos el plumero. 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada