dilluns, 1 de juny de 2015

¡BASTA YA DE PAVADAS!



Advirtió que seguramente sería la última vez que lo veríamos, no por ganas, sino porque a los ochenta años los planes tienen escaso recorrido, todo se tiñe de condicional (también pudiera ser a los veinte pero nos consuela el sesgo de eternidad). Y aún así vino con ahínco, con la responsabilidad de toda la humanidad a sus espaldas encorvadas por una vida llena de lucha. Tres mil personas, quinientos dentro y dos mil quinientas fuera, escucharon atentamente lo que tenía que decir Pepe, en el Casinet de Hostalfrancs. Habló del hambre, con esa ironía tan uruguaya dijo que para los dueños de verbo político tres comidas al día no eran para tanto, el 2015 era una fecha que se habían propuesto los magnates del  ilusionismo global para acabar con la pobreza. Promesas de cara a la galería, hoy dice el diario que se ha reducido, pero todavía mientras escribo mueren personas por no tener el pedazo de pan que mis alumnos tiran alegremente a la hora del patio.
Saldremos para adelante, no para atrás. Mujica expresaba con simplicidad que la globalización y los avances tecnológicos son irreversibles, nuevos escenarios y nuevas oportunidades que siempre destroza un enemigo común a lo largo de la Historia, la avaricia. Se tira más que nunca, se acapara más que nunca, se destroza el medio ambiente a un ritmo frenético. Pepe expresó con la emoción a flor de piel cómo la Humanidad es capaz de romper las fronteras de la ciencia y caer en los infiernos de la desidia y la desigualdad más brutal.
Una puya para esos jóvenes que estirados en el sofá proclaman que no tienen futuro. La juventud es la energía, la lucha, el deseo de cambio. Bramó contra el seguidismo de las masas y se mostró favorable al pueblo que guía a sus líderes, a sus responsables políticos, no los que vienen a “llevarse la plata”.

Sentí emoción de estar allí, de verlo y de sentir que hay alguien que antes de desaparecer se despreocupa de sus intereses y define con rigor lo que sucede: El mundo se divide entre los que se comprometen y los que no. He sentido pena de revisar los diarios de hoy y ver que lo único que le preocupa a esta “astuta, rica y vieja Europa” (que definió Pepe) es la pitada contra el monarca, que la hija de la Pantoja estuvo media hora a solas con su novio en un reality show o cualquier declaración procedente del circo de los pactos postelectorales.
Hasta en los exabruptos estuvo acertado Pepe: ¡Basta ya de pavadas!

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada