dimarts, 16 de juliol de 2013

ENJUNDIA (2): Por caridad.



Cada vez son más, se colocan en la salida del mercado o en cualquier otro sitio estratégico, lucen carteles y slogans de antaño, piden caridad con la mano encogida. Por favor, señor, por favor, hágase cargo de mi situación, hablan con la docilidad del desgraciado, es imposible negarse a seres que imploran una monedita para ir trampeando, que asedian tu bienestar, tu ropa de marca, tus veinte euros en el bolsillo. Cómo puedes salir cargado de bolsas de comida y negarle un paquete de arroz a la mujer de tez oscura que te suplica una migaja de tu buena suerte. La única diferencia es que está delante de ti, que la ves, porque todos sabemos que miles de seres humanos mueren lejos de nuestra consciencia y ésos plim, con un pobrecitos de boca pequeña van que chutan.

Hace un tiempo que me he negado a colaborar. La resistencia me nace de muy adentro, va contracorriente, pero no crean que es un acto fácil, un yo que se sube a la chepa del enérgico me señala con el dedo y me acusa de no tener piedad con los que sufren (ese vocabulario meapilas lo delata). Cómo puedo tener el corazón tan duro (de piedra que diría la cita bíblica), cómo puedo ser tan insensible al dolor ajeno. He construido algunas imágenes para subsistir, para ahuyentar al bondadoso que todos llevamos dentro y que pierde de vista el contexto. Esa mano que pide limosna en la puerta de la carnicería podría entrar por los atrios de la gran factoría que vive de la pobreza y arrebatar el cáliz dorado con el que se sacralizan las mentiras. No me pidan limosna a mí, entren en las fincas de los señoritos (pequeño homenaje a Cañamero y Gordillo) y trabajen sus viñas y sus olivos, la policía podrá detener a los cabecillas pero no a una multitud enfervorizada que pide pan para sus hijos. La misma mano que me exige la bondad puede desmontar las ruedas de los coches oficiales, de los Ferrari de los directivos bancarios, de los prohombres que facturan millones de euros a la vez que inauguran fundaciones filantrópicas. Saqueen ese supermercado de éxito cuyo dirigente nos decía lo que teníamos que hacer para salir de la crisis mientras desviaba pasta a la cuenta B del PP con quién sabe qué oscuras intenciones.
Y de vez en cuando me paso un video con una conferencia de Zizek (clicar sobre la imagen para verlo) video para reafirmar mi convicción de que para erradicar la pobreza es necesario exterminar la caridad. 


4 comentaris:

  1. ¿Acaso incitas al saqueo, robo, ocupación...? ¿No serás conocido del tal Gordillo o Cañamero? Creo que no son catalanes ¿Tal vez andaluces? mucho me extraña esa "casta" en tierras del sur, donde buscamos el subsidio y vivimos del cuento.
    Ainss, que me temo que en cualquier rincón de nuestra tierra puede existir un paladín. Sobre todo, cuando hablamos de justicia social y de rebelarnos contra los verdaderos vividores y aprovechados de nuestro país.
    Apoyo tu candidatura, Jordi al poder!! Me temo que "los acomodados" no dejarán fácilmente sillón. Pero las ganas, el coraje y el ánimo, que no falte (me pido lo de las ruedas de los coches oficiales, mola)
    Un besote y saludos, casi llego tarde.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Ahora que Rajoy está al caer, me lo pensaré...

      Elimina
  2. Menudo cabrón, qué falta nos hace un stalinista...

    ResponElimina