divendres, 31 de maig de 2013

TÚ SÍ QUE VALES




Ayer me enteré de cuál será el criterio que aplicará el equipo directivo de mi centro para elegir candidato cuando se produzca una vacante el año que viene. Desaparece el concepto ANTIGÜEDAD, los posibles sustitutos tenían un número y se elegía al que más tiempo llevaba inscrito en la lista, un poco como en la cola de la pescadería. Hace un par de años se pasó de la subasta pública (los sustitutos que sospechaban que les iba a tocar su número iban a una lonja donde salían las vacantes y se les asignaban in situ) a la subasta telemática (como se hacía por ordenador nadie se enteraba de los posibles chanchulleos).
El nuevo criterio que expresó la dirección en la comisión pedagógica para elegir al mejor candidato el año que viene es el de la POLIVALENCIA. Así, sin más detalles. No puedo privar a mi imaginación de maquinar. Directora con gafas negras (Risto Mejide) escoltada por un poli bueno y otro malo escuchando a los candidatos que desfilan por la tarima del salón de actos esforzándose por complacer al exigente jurado.

-   ¡Siguiente!
-   Hola, ¡ay, estoy muy nervioso! Pues… yo soy licenciado en Geografía e Historia, bueno, como todos los candidatos (risita nerviosa), pero además hice un curso de guitarra flamenca en el CCC. Y puedo ser muy útil en las fiestas de final de curso amenizando al personal. ¿Quieren que les toque algo?
-   ¡Déjalo, déjalo! ¡No tienes el perfil! ¡Siguiente!
-  Hola, buenos días. Soy licenciada en Ciencias Exactas, tengo un Máster en Didáctica de las Matemáticas, dos ponencias en congresos nacionales, colaboraciones en libros de texto…
-   ¿Conoces los diez mandamientos de la ley de Dios?
-   Esto…
-  ¡Basta! Dijimos polivalencia, tú eres una especialista y eso ahora no es lo que buscamos en este centro. ¡Siguiente!
-   Hola, soy licenciado en Química.
-   ¿Y?
-   Veinte años de experiencia.
-   ¿Y?
-   Magníficos resultados de mis alumnos, seminarios múltiples de dinamizador de grupos, atención a la diversidad…
-  ¡Qué agobio de profe! ¿En qué mundo vives, majo? ¿Podrías dar clases de sevillanas a los padres como actividad extraescolar?
-    Yo y el baile…
-  ¿Y montar un huerto? Nos pueden dar una subvención por ser escuela ecológica…
-     No lo he hecho nunca.
-    ¿Nunca? ¿Qué me dices? No entendemos cómo te puedes presentar delante de este jurado con un curriculum tan escuálido. Circula, circula… ¡Siguiente!
-   Hola. Soy licenciado en Educación Física. Entrenador de balonmano, puedo dar bailes de salón a alumnos y padres, atletismo extraescolar, excursiones a la montaña los domingos….
-  ¡Para el carro! Serías capaz de hacerle una llave de judo a un compañero criticón…
-    Hombre, yo soy pacífico por naturaleza…
(Risotada del jurado)
-    ¡Siguiente!
-    Buenos días. Soy psicopedagoga, monitora de ocio en mi adolescencia, o sea, fui boy scout, no me importa participar en todas las excursiones que se pidan. Puedo dar clases con anginas, aguanto improperios de padres y alumnos con abnegación, ¡es mi fuerte! Mis cursillos de administrativa me hacen una máquina de rellenar formularios de calidad. ¡Tengo más cosas! Sí, sí…me gusta la cocina, he hecho varios cursos y atiendo el chiringuito de playa de mi cuñado desde hacer tres veranos, yo creo que podría llevar la cantina los recreos y ahorrarle al instituto algún monitor de comedor. No me importaría entrar la primera y salir la última del instituto. Dejo los lavabos como los chorros del oro y tengo sólidos conocimientos de Kamasutra.
-   Tú sí que vales.

No me tengan demasiado en cuenta, la acidez me hace anticipar el futuro.



4 comentaris:

  1. Hola Jordi, no se si reir o llorar, mejor reiré, ya tendré tiempo más que suficiente para llorar, ¿no?.
    Acidez en su grado máximo, uff, no se si mi médico estará muy conforme con que la tome.

    Un abrazo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. La acidez está cerca de la verdad. No pongamos moralidad de por medio. Es así y punto. Riamos antes de que sea tarde. Un abrazo.

      Elimina
  2. Pues tuve que sonreir, muy cerca de la realidad, aunque nos disguste. Besotes

    ResponElimina