dimarts, 3 de setembre de 2013

ATRAPADOS ENTRE DOS PENSAMIENTOS ÚNICOS



Los creadores de pensamiento único se esmeran en levantar vallas infranqueables que obligan a discurrir por el ÚNICO territorio posible, el suyo, el verdadero. Qué pasa cuando se enfrentan dos creadores de pensamiento único, que no queda espacio libre en el que respirar. Una vez achicado el espacio los difusores de pensamiento único consideran imprescindible estrechar el tiempo, para qué esperar más si es sí o sí. En el peligroso compás de espera pudieran aparecer dudas, datos contradictorios, otros pensamientos únicos con más solidez y dineros, por lo tanto, hagámoslo ya aún a riesgo de equivocarnos.

La anterior perorata viene a cuento por el runrún que escucho proveniente de la Diada Nacional de Catalunya. Escucho a sus promotores, veo los ensayos, intuyo los fastos y no puedo por unos instantes sentirme un traidor. Cómo puedo ser tan zafio como para no apoyar a los que quieren que los hospitales vayan mejor, que haya más dinero para la educación pública o para las empresas catalanas, cómo puedo ser tan rastrero para no unirme a los que darán de comer a mis pobres o aseguraran el futuro de mis chiquillos. Me zarandean con las cifras del déficit fiscal y me hacen obvio que una Catalunya independiente sería el mejor país en que cualquier terráqueo quisiese vivir. Y lo jalean con convencimiento. Y me presentan al causante de todas mis desgracias, España (o Espanya), Madrid (o Madrit o Madrí), y me hablan de historia a mí que soy historiador, y me hablan de lengua, de cultura, de castellers y de sardanas y me agitan la bandera que lleva el més que un club en colaboración con la aerolíneas cataríes. Y uno se empequeñece y se quiere fagocitar entre esa masa enfervorizada que ve con una claridad que un servidor no tiene. Y uno teme que a la primera que se le ocurra circular contracorriente lo tilden de facha o de español (pobre de mí que además soy perico).
Lástima que todavía conservo esa capacidad (demodé) de pensar por mí mismo y esa curiosidad innata que me hace preguntar por el ejército del nuevo país independiente, por la venta de patrimonio a la que han accedido los que nos salvarán o por los casos de corrupción que salpican a los que agitan con más fuerza las banderas. Y el silencio se hace a mi alrededor aunque sigo viendo un dedo acusador que me señala como antipatriota. Me la suda.
En el otro pensamiento único están como si tal cosa, como si no pasase nada, parapetados en su Constitución de acero, en sus tópicos (catalanes folloneros, egoístas, judíos…), en su bandera (cómo se parecen las jodías), en la mayoría absoluta, en unos números que nunca coinciden con los de la otra orilla, en el martillo y el terciopelo (dependiendo del momento), recurriendo otra vez (y van) a Gibraltar para subirnos la testosterona nacional. Resumiendo, a la suya.
Y en medio de los dos pensamientos únicos, de dos verdades absolutas, de dos soluciones para la misma incógnita, andamos los curritos con menos trabajo (y más precario) y con menos futuro. Y ellos, los salvadores de pensamiento único que nos agarran de las muñecas para llevarnos obligatoriamente a la Tierra Prometida.
Busco percutor de garantías para empezar a destrozar los muros de la mentira (única también, of course).

7 comentaris:

  1. No hay nadie más sano que alguien que piense por si mismo. Ojalá todos pudiéramos decir lo mismo. No importa de qué tilden. Para tildes, ellos, unos y otros...Pasa!!!
    Un besote

    ResponElimina
  2. Pero no basta con pensar por uno mismo si quieres que hacerlo sirva de algo más que para tu satisfacción personal. Hay que hacerse oir. Y los que pasamos de nacionalismos de cualquier tipo lo tenemos díficil en medio de esta campaña por la independencia. simplemente las voces discordantes con la tesis oficial no se escuchan. Noelle-Neumann le llama a esto "la espiral del silencio" enlace
    Los que nos la suda tanto la independencia de Cataluña como la unidad de España debemos hacernos oir. Porque somos muchos más de los que parece.
    Y efectivamente parece que seguimos en sintonía.
    Saludos.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Yo ya dejé por escrito mi posición (irónica y contundente).

      Elimina
  3. Hola Jordi! Soy nueva por aquí, te encontré en google + y me he alegrado mucho de leerte. Estoy de acuerdo contigo de que el pensamiento crítico parece no estar de moda. Pero solo lo parece. Los bebés lloran para reclamar cuidados, exigen sus derechos con fuerza. Los niños de 2 y 3 años, su espíritu crítico me hace pensar que venimos así de fábrica, con una curiosidad innata por aprender y explorar. Con amor por buscar su propio camino. Conforme avanza la edad se van como achatando, para ser uno más, para no sentirse rechazado, para encajar y ser una personita educada y no molestar. Llegan a la adolescencia y con tanto caos algunos no saben dónde está el norte (ojalá recordaran su tierna infancia y volver a ella), pero no encuentran su sitio en el mundo. Con la entrada en la etapa adulta, muchos intentamos volver a ese camino del pensamiento crítico, libertad y valores. En ese punto estoy yo, aunque a veces es un camino que conlleva alejarse de personas que siguen achatadas como máquinas y otras conlleva ceder en nuestro egoísmo para aceptar convenciones para poder seguir adelante. Y eso, lo dicho, encantada de conocerte compañero.

    ResponElimina
  4. Magnífica exposición para demostrar el deterioro del pensamiento autónomo. Bienvenida a este remanso de acidez.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Gracias. Reflexiono bastante sobre el pensamiento crítico y la exposición ya sale sola. Me parece una cualidad tan beneficiosa e indispensable como comer fruta.

      Elimina