dimarts, 17 de setembre de 2013

SIN ARGUMENTOS



Me he pasado por el forro a Rajoy  y la sacrosanta constitución. En la intimidad de una clase de segundo de Bachillerato (asignatura Geografía), aprovechando la tangencialidad de un contenido curricular (pura excusa) que lleva por título Organización territorial y política de Catalunya, he efectuado la consulta. La pregunta era simple: Independencia sí, independencia no. He exigido que imaginasen que llevaban una de las tres papeletas en la mano a punto para introducirlas en la urna. 

Censo: 13 alumnos. Los resultados han sido los siguientes:
·         Independencia sí pero sólo económica (1 voto). He tenido que expresarle al alumno que no era posible esa opción y que el federalismo se podía ajustar algo más a su visión que la independencia pura.
·         Independencia sí pero si las empresas no se van de Catalunya (2 votos). Un par de gemelos que parecían estar cometiendo un pecado cuando intentaban argumentar su voto porque tenían mucha familia en España. Les había hecho mella la amenaza de José Manuel Lara de llevarse sus negocios a Madrid.
·        Independencia no (1 voto). Una alumna de color (negro) que sin paliativos se ha mostrado contraria a la secesión.
·         En blanco pero descartando el sí (6 votos). Reconocimiento de todos los participantes de esta opción que no tienen una opinión formada y que no son capaces de articular una opinión propia por desconocimiento de los intríngulis de la cuestión.
·         En blanco sin descartar nada ni inclinarse por nada (3 votos). Los integrantes de este colectivo parecen más proclives a pasar del tema que a otra cosa.
La consulta se ha celebrado en una ciudad con un 30% de inmigración y por donde no pasó la Via Catalana y en la que no son habituales las banderas esteladas ondeando en los balcones. No tengo intención de extrapolar o de intentar sacar conclusiones. Lo más destacado del improvisado referéndum es la sensación de desorientación que tienen estos chavalotes y chavalotas que están en edad de votar y que introducirían su papeleta en una urna con criterios poco sólidos. He constatado que entre mi alumnado no hay independentistas o españolistas de sentimiento, en ese supuesto se produce una adhesión dogmática a cada bando sin cabida para más argumentos que los que defienden su fortín. Tenemos camino para poder reflexionar sin presiones que vengan del alma.
Al acabar la clase he preguntado quién estaba a favor del derecho a decidir. Todos han sido unánimes en darle un voto de confianza a tan cacareado derecho. Yo he votado en contra. 

-          - ¿Y si mañana votáis mayoritariamente por cambiar al profe por otro más guay o más permisivo o más lo que sea?

He recomendado el artículo de Javier Cercas para acabar de dejarles la cabeza como un colador. Espero sentado a que me expedienten los fachosos que dicen que un profesor no tiene que tener ideología. Ah, no… que esta vez les interesa.

11 comentaris:

  1. Me ha encantado, Jordi!!! Muy demo-gráfico!!!

    ResponElimina
  2. Por cierto, Jordi. He he dado un premio LIEBSTER AWARD (a ti no, a tu blog) y creo que no te has enterado.
    Te dejo aquí el enlace donde apareces junto a otros 10 galardonados y las normas y deberes a cumplir por los receptores del premio.
    http://pagoportrabajar.wordpress.com/2013/09/05/gracias-mil-a-toctoc-vintage/

    Saludos y te sigo

    ResponElimina
  3. Tus experimentos los deberías hacer en casa y con gaseosa. Si yo soy el padre de uno de esos niños no me haría ninguna gracia que te dedicaras a esos juegos.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Comentario ácido ,sin duda. Respeto tu opinión y espero que los padres de mis alumnos respeten también mi forma de enseñar a sus hijos a pensar por sí mismos.

      Elimina
  4. Hola Jordi, ya veo que tu acidez levantas todo tipo de pasiones, eso quiere decir que tus posts son realmente ácidos, que es lo que a mi me gusta, más allá de si estoy de acuerdo contigo o no. Saludos.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Ya veo que eres un fan del tomate... pillín, pillín.... Que hablen de uno aunque sea mal. Saludos.

      Elimina
  5. Tanto pedir la independencia y cuándo la tengan a ver que hacen con ella.
    Por mi parte, una consulta es lo que es, consultar. Luego abría que ver la forma y el modo de.. Yo estoy a favor de ella, al igual que para Euskal Herria

    ResponElimina
    Respostes
    1. La independencia no asegura el buen gobierno. Una cosa es la estructura y otra el uso que se hace de ella.

      Elimina
  6. Así se hace, te pasas por el forro todo lo habido y por haber y decides montar tu referéndum, sin más. Pues felicidades, que ya va siendo hora de que algunos puedan opinar por ellos mismos. Bien es cierto que claro, muy claro, no anda.Besotes

    ResponElimina
  7. Era un experimento sociológico que diría Merceditas Milá.

    ResponElimina