divendres, 14 de febrer de 2014

PASTOREADOS



La idea motriz la recojo de Wadah Khanfar, periodista, director de Al Yazira entre 2003 y 2011, o sea, cuando todo el tomate de la guerra del Golfo. Afirma en La Contra de La Vanguardia del 6 de febrero que “las noticias ya son gratis; por la información pagaremos”. Tenemos un caudal ingente de noticias cacareadas desde televisiones de múltiples ideologías y accionariados, radios, diarios de papel y digitales, blogs, youtubes anónimos y provocados, revistas especializadas, incluso el boca a boca que trasforma lo recibido en una nueva noticia que no se asemeja en casi nada a la realidad. En definitiva, ¡pa jartarse! Los obuses disparan incesantemente y gran parte de la ciudadanía se ve incapaz de entender (recuerden nuestros bajos índices de comprensión lectora reflejados en PISA) y mucho menos procesar la información. Según Khanfar, lo que ahora se necesita son think tank (gabinete de expertos) que transformen la materia prima en un producto elaborado con el que el ciudadano pueda tomar decisiones. La idea es tan peligrosa como mostrarse inactivos por culpa de diques fabricados con falta de comprensión. 


El entrevistado nos explica su experiencia, los americanos habían “pastoreado” (me gustó el verbo) a los periodistas para que ofreciesen al contribuyente (término también muy idóneo) la guerra que les interesaba. Un conflicto bélico de peli de buenos y malos, muy a lo Jollivú. Al Yazira se dedicó a enseñar las tripas de las criaturas que bombardeaban los justicieros yankees que se querían resarcir de lo de las torres gemelas. Y eso no gustó, la incomodidad que produjo la cadena sufragada con fondos del petróleo catarí, expandió su fama de contrapoder y se erigió en tink tank de la contra americana. Vendieron su información a los que querían ver la guerra desde un ángulo diferente, descubrieron un nicho de mercado.
¿Y la educación? ¿Nadie se ha dado cuenta que todo lo que reflejan los libros de texto ya está actualizado en la red? Ah, perdón, que no se puede desmontar el negocio editorial de un día para otro. Ya. Khanfar también explica en la entrevista cómo tienen que ser las nuevas redacciones periodísticas. Son insostenibles “las redacciones soviéticas mastodónticas” que deben convertirse en una operativa red de periodistas bien informados de tamaño reducido pero produciendo información valiosa. 
Los gurus de la educación insisten en que la clave del negocio está en la formación del profesorado.Ok, hasta ahí, de acuerdo. Lo que discrepo es en la formación que deben recibir. La asignatura más importante casi siempre se la olvidan: Formación en el mundo que les rodea y que rodeará a sus clientes (déjenme que califique así a los alumnos). ¿Quién imparte esa asignatura? No les damos tiempo ni medios a los docentes para cursarla diariamente. No interesa, demasiado poder y demasiada capacidad de trasladar el poder a sus educandos. Cuando se habla de educación de calidad se suele asociar a medios tecnológicos, a refuerzos pedagógicos, a márketing, casi nunca a iniciativa privada de los docentes para suministrar a sus educandos el mejor producto. Esa libertad es peligrosa para la visión prusiana de la educación que tienen la mayoría de los ministros de Educación. Las programaciones y los curriculums cerrados aseguran el destino de los alumnos. Nadie se descarriará por el camino. La educación también está “pastoreada” por el Estado.
Necesitamos una Al Yazira educativa. Es obvio que si la financia el petróleo (cualquier grupo de poder interesado en arrimar el ascua a su sardina) responderá a sus intereses. Por lo tanto, que cada ciudadano pague la educación de sus hijos con sus ahorros, llegará más lejos que si se deja manipular por los agentes del pastoreo. No es posible, el Estado tiene la exclusiva, nadie puede escapar de sus garras. Lo que se considera un privilegio (la enseñanza obligatoria) es una trampa mortal.
No me chupo el dedo, el avispado Khanzar tuvo que dimitir de Al Yazera cuando se conoció que se había entrevistado en 2005 con un alto diplomático americano al había prometido suavizar la línea de las informaciones que difundía su cadena a cambio de no se sabe que prebendas. No es oro todo lo que reluce.

2 comentaris:

  1. Y si empezamos promoviendo una Marató sense la Caixa?
    #maratosenselacaixa

    ResponElimina
    Respostes
    1. Nos expulsan de Catalunya. Leso patriotismo, amigo Joan.

      Elimina