dilluns, 8 d’abril de 2013

#QueNoTeLien



Les ha caído una buena y no lo entiendo. Estos chicos del video, la savia nueva del PP de Castellón, son majísimos. Modernos, dinámicos y lo que es más digno de encomio, defensores de la libertad.

Quizás me quedo corto en los elogios, en el fondo… ¡son mártires! Han tenido que soportar estoicamente los escupitajos de la incomprensión. “Nos han llamado “nazis” y “fascistas”, cuando tan solo somos jóvenes, liberales y de Castellón. Podemos resultar incómodos, dentro y fuera de nuestro partido pero jamás renunciaremos a escuchar y dar voz a lo que nos preocupa”.  Esto sí que es una juventud sana, “nosotros ni gritamos, ni insultamos, ni tiramos huevos, ni perseguimos al que piensa distinto.
Aissss, algo me chirria. Perdón, perdón, pasen la cámara para atrás, sí, sí, Play. Ni perseguimos al que piensa distinto. ¿Hemos leído todos bien? Ahora me cuadra todo, me explico por qué han iniciado una campaña con el edificante lema: #quenotelien alentando a que denuncien (delaten) a aquellos profesores que ejercen adoctrinamiento sobre sus tiernos alumnos . 

No puede ser que los maestruchos de la pública resentidos por los tijeretazos utilicen las aulas para implantar ideologías, para eso ya están los informativos, las pantallas de plasma y los púlpitos. Imagínense que a Franco se le hubiese ocurrido semejante barbaridad. ¿Formación del Espíritu Nacional? Mira que tiene memoria estos rojos resentidos.
Yo ya he mandado mi primera denuncia. Busco siempre estar en el candelabro. Pero a mí me gusta picar alto y no me conformo con un triste profesor, yo soy más chulo y he denunciado al ministro de Educación del Estado español. ¿Qué me dicen? ¿Que es el PP? ¿Y qué? Será un infiltrado, hay que hacer limpieza cueste lo que cueste. Sin Wertgüenza de ningún tipo manifestó ante parlamentarios propios (de la educada ¡Qué se jodan! que creo que también es paisana de los jovencitos defensores de la libertad aunque algo madurita) y de extraños (esa minoría que acampa en las plazas y simpatiza con terroristas), que pretendía “españolizar a los alumnos catalanes”.

A mí creo que también me van a denunciar, lo encuentro lógico, donde las dan las toman. Tengo varios alumnos de Bachillerato resentidos porque les suspendí la primera y la segunda evaluación por no pegar ni un palo al agua. En lugar de estudiar (demodé), les sugerí que como método de recuperación enviasen un mail a los paladines de la libertad castellonense denunciando mi adoctrinamiento sistemático. Si llegasen a fulminarme, el pánico se apoderaría de mi sustituto y tendrían el aprobado a su alcance. Me miraron con candor compasivo, noté en sus ojos más sensatez que en los aprendices de políticos de La Plana.

1 comentari:

  1. Pues eso... ¡¡Que no nos líen ellos!!

    Muy buena publicación ¡¡Viva la acidez!!

    ResponElimina