divendres, 12 d’abril de 2013

RASTREANDO POR LA BANALIDAD



Una de las acciones que más sorprende a los alumnos es que seas capaz de poner una Pica en Flandes, traducido al castellano moderno, que pongas un pie en su mundo abrupto. Imaginan a los profes como ratas de biblioteca o eruditos que entregan su existencia al conocimiento del saber universal. El hecho de que nos guste el futbol, bailemos el clonado Gangnam Style o veamos La que se avecina nos impregna de una humanidad que nos convierte en tan banales como ellos y eso les gusta, los agentes de la cultura y lo políticamente corriento comiendo chucherías, mal de muchos…
Cada profe invierte en lo que quiere, yo lo hago en proximidad y les advierto que tiene unos réditos nada desdeñables. La semana pasada murieron muchas celebridades, oportunidad única para el aprendizaje significativo. Margaret Thatcher y Sara Montiel se pusieron de acuerdo para acaparar todas las portadas del día. La dama de Hierro y Fumando espero al hombre que yo quiero. Mis alumnos no tenían repajolera idea de la trayectoria de ambas. Habitantes de un mundo por el que ellos no acostumbran a transitar. El finde nos dejó el fallecimiento de Bigas Luna. Ni Jamón, Jamón, ni la Teta y la Luna, ni ná de ná. Luego le tocó el turno al indignado humanista José Luis Sampedro. Cero coma cero. Solo una muerte impactó a mis sesudos teenagers, la de Izaskun, la vieja rockera y porrera de la serie del  inefable Recio, mayorista no limpio pescado. 

Mariví Bilbao sí formaba parte de su cosmogonía, pues nada, ya me tenéis rastreando montañas de banalidad para encontrar la aguja que me sirva para pinchar motivaciones. Hoy es viernes y nos merecemos peli, Mariví protagonizó un corto con mucha miga. Éramos pocos se titula.


No se lo pierdan, les hizo gracia hasta a mis alumnos. La familia y los intereses creados, una media sonrisa  delataba que había puesto el dedo en la yaga. Ya otro día les hablaré de los indignados y de Octubre, Octubre. Y si me pongo el traje de neopreno les explicaré la conexión entre Reagan y Tatcher y algo de la guerra de las Malvinas y de cómo una cupletera de Campo de Criptana se introdujo por el cine mexicano en la Meca del cine, Jollivú. Ya me las maravillaré yo. 

2 comentaris:

  1. espero que muchos alumnos tengan la suerte de tener profes con este espiritu e interés.
    Por cierto el corto de "éramos pocos" me ha encantado. Un saludo

    ResponElimina
  2. La mayoría de mis alumnos me ningune, mis proyectos implican esfuerzo y talento y prefieren la vulgaridad de los profes que abren el libro y vomitan sin parar. Una minoría se encuriosea con mi saber y trazamos puentes conjuntos. Un saludo luchador.

    ResponElimina