dijous, 4 d’abril de 2013

WANTED



La motivación de una actividad es fundamental. La profe anuncia provocadora: ¡Entrevista vampira! Las nenas de la clase se flipan pensando que les pasará lo último de Crepúsculo. Se quedan a cuadros cuando el prota es un tipo enclenque de 22 años, que desde los 15 está dando vueltas por el mundo en una silla de ruedas. De qué va, si al menos se pareciera a Justin. Guapo, rico, famoso, esos son los ídolos de la juventud actual, ése es su sueño. La profe creía que la pasión viajera del protagonista de la entrevista, sus ansias de libertad, su arrojo, serviría para rescatar a los pimpollos de la apatía en la que viven, un estímulo para imaginar otra vida diferente a la que viven fusionados en el teclado de la Blackberry, existencia virtual con calefacción y pizzas cuatro estaciones. La profe (siempre tan ingenuos y tan creyentes en la capacidad transformadora de la educación) les proyectó en la pizarra digital una de las entrevistas de Albert Casals. 

Fue sentir las primeras palabras del pirata de pelo azul y la jauría de comodones empezó a disparar con bala. Los machitos del grupo insinuando que los viajes del chico se debían al consumo de estupefacientes. Siempre tan simpáticos e imaginativos. La profesora, encabritada de ira, les exigió una redacción como castigo por su poca sensibilidad. No se pierdan las lindezas, hablan de nuestra sociedad y sus tópicos, es obvio que esta generación también ha puesto precio a la cabeza de los piratas.
Para mí este chico no tiene ninguna credibilidad, un niño que a los 5 años no quiere regalos, no es normal”. El autor de la célebre frase anda obsesionado con las dimensiones de su falo, seguidor acérrimo de Gandia Shore (programa vomitivo donde los concursantes fornican sin ton ni son), es lo único que le ofrece credibilidad (palabro) en la vida.
No creo que sea buena idea lo que ha hecho Albert y menos que los padres con tan solo quince años lo dejen viajar solo y además haciendo autostop. Si no tienes dinero no te largas y punto, por mucho que confíes en tu hijo no lo puedes mandar tan lejos”. Una Chony marimandona destructora de tímpanos ajenos suspende en riesgo y libertad.
“Pienso que debería viajar con su familia o con alguien que le acompañara porque con 15 años todavía es muy pequeño. Lo que es increíble también es que con 3 años tocase el violín y con 7 se leyera un libro bastante grande”. Aseveración trascendental de la doble de Sara Montiel (su neceser nave industrial contiene todos los potingues de los chinos para embadurnarse hasta desfigurar su rostro). Le sorprende todo lo que no sean sus calcos de series americana fashions.
No puedo dejaros con mal sabor de boca. Siempre hay alguien que se salva de la mediocridad.
Pienso que es una de las pocas personas que ha luchado realmente por sus deseos, es un ejemplo para todos, para tenerlo bien presente. Si no lo intentamos no podremos hacer realidad nuestros sueños”. 
Leve amnistía del fugitivo. Pero que sepa que no tiene predicamento entre los que deberían adorarlo. Tal vez lo encuentre entre los padres que refugian a adolescentes de treinta años. Nunca se sabe cuál es tu target.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada