dijous, 7 de febrer de 2013

EL GRAN DÍA DE LA DEMOCRACIA




Permitidme una brizna de nostalgia. Unas líneas para honrar a los que lucharon por la democracia en los tiempos oscuros de la dictadura. En paz descansen y suplico que no se les ocurra levantarse de sus tumbas porque se avergonzarían de nuestras pantomimas.  Recuerdo nítidamente la primera vez que emití un voto en unas elecciones. Estaba realmente nervioso y a la vez ufano de cumplir con un derecho cívico. Con esos dieciocho años tan lejanos, un servidor se creyó que participaba de algo realmente importante con el mero hecho de introducir una papeleta en la urna. La vida me ha enseñado muchas cosas, la última y nada edificante, que la democracia está muy enferma y que el espíritu democrático desciende por una pendiente peligrosa.

En un centro educativo, el gran día de la democracia (muletilla periodística) es la jornada en que se producen las elecciones al consejo escolar. Como afirma la propia administración, un órgano en el que se debaten y se aprueban cuestiones tan trascendentes como el proyecto educativo, las normas de organización o el presupuesto del centro. En él están representados el profesorado, el personal administrativo y de servicios, los padres y los alumnos. La fachada es estupenda, la trastienda una burda patraña. 
Qué sucede si el director de un centro pasea la urna en un carrito de Caprabo de clase en clase con el prosaico objetivo de que no haya follón. Qué sucede si se les reparten las papeletas en medio de mi clase de sociales y se les invita a votar a los alumnos en riguroso orden de lista para que sea todo más llevadero sin siquiera cuestionarse la posibilidad de la abstención. Qué consecuencias genera que los alumnos elegidos no tengan ni puta idea de cuál es su cometido en el citado consejo. Qué trascendencia tiene que la participación del sector de padres no supere el 1% del censo y que una silla en el decisivo consejo se consiga con diez o doce votos conseguidos a base de picar piedra (llamadas telefónicas de los miembros del AMPA). Qué dice de la libertad el hecho de que los profesores estén obligados a votar en un claustro extraordinario y no puedan abstenerse (o sea, protestar por el paripé) por culpa de lo que ordenan las democráticas leyes de la función pública respecto a los órganos colegiados.    
Ya entiendo la terquedad de los gavioteros (PP) por suprimir la asignatura Educación para la Ciudadanía. Con una realidad tan demoledora para qué hablarles de democracia a los gaznápiros de la play station. Que sigan en sus mundos virtuales y que siga la decadencia.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada