dimecres, 27 de novembre de 2013

CIRCUITO CERRADO



La poesía me ofrece las explicaciones que no encuentro en la lógica, en el sesudo raciocinio que a veces insiste en resistirse, en no llegar hasta el fondo de las realidades. Los maestros de la poesía, hechiceros de minorías, eremitas que resisten al palabreo fácil, al murmullo banal de las tertulias fundamentalistas, indagan en la elaboración de pócimas para vivir sin achicharrarse en el sinsentido.
Asisto desde hace muchos años, perplejo, a la ascensión de los mediocres y al exilio de las mentes preclaras, al apartamiento (voluntario y forzado) de mujeres y hombres capacitados para las más altas cumbres y al encumbramiento de los menos aptos pero de garras muy afiladas. Y mi mente no encontraba respuesta, seguramente por la indignación que le producía la contemplación de una injusticia. Fue escuchar de la boca que siempre me arranca de la indolencia las palabras del chamán y encajar la última pieza del rompecabezas.


La ignorancia, como la hoja
perdida del libro, va
de aire en aire escribiéndose,
haciéndose más libre,
casi arrancada ya
de las ramas del tiempo, hasta
caer en el dominio
del insaciable, que la toma
del polvo y la reduce
a gobierno de luz, la reincorpora
a su libro marchito, convocando
allí su propia sed enmascarada
de ambición, porque no sabe
que la sabiduría es como un cuenco
donde todo se vierte hacia nacer.
                                                              
                                                                                           Pepe Caballero-Bonald



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada