divendres, 24 de gener de 2014

¡EPA!



Los españolitos hemos aprendido en pocos años un huevo de economía. En el 2005 andábamos firmando créditos y preferentes sin leer la letra pequeña, el boyante mundo fundamentado en la especulación nos lo permitía. Nos embelesábamos mirando catálogos de cruceros o de muebles de diseño, o incluso los más atrevidos se permitían soñar con enviar a universidades americanas y británicas a sus retoños cibernetizados. Por arte de birlibirloque nos vemos abocados a empollar lo que es la ¡EPA! y sus destrozos. ¡Puerca vida!


No ha sido fácil este máster encubierto. El primer concepto que tuvieron que aprender a toda pastilla muchos ciudadanos de este país mientras vendían el chalet de la sierra y el BMW de lujo es que había un vocablo tabú, se podía utilizar recesión o decrecimiento o cualquier sinónimo de ambos pero jamás de los jamases podían llamar al batacazo que padecían con el apellido de CRISIS (Perdón). En los cursos siguientes lidiaron con auténticas paradojas que les intentaban explicar con esforzada didáctica los que les mandaban, España era una economía de Champions League que circunstancialmente estaba jugando en la categoría del Pinillos de la Sierra. Nada serio, en cuatro días volveríamos a Wembley. La asignatura de Saber Confuso tuvo dos profes de tronío, el presidente plasmático que jaleaba los goles de España en la Eurocopa mientras recibíamos un gigantesco préstamo de Europa para sanar a los que nos desangraban sin citar ni una sola vez la palabra rescate (ni que fuésemos griegos o portugueses). La segunda pope fue la catedrática Cospedal que patentó fórmulas de despido de honda raigambre surrealista. Y mientras los españolitos se apretaban el cinturón hasta tener una cinturita de avispa aparecieron en el escenario unos fantasmas denominados MERCADOS que aunque identificaba nadie la geta sí que era vox populi que había que tenerlos contentos para que no nos desintegraran por completo. Pasito a pasito unos ciudadanos peces en matemáticas se vieron abocados a la interpretación de estadísticas (ayudados por los poco manipulados medios de comunicación). Las del paro fueron las más peliagudas de digerir, ojos vírgenes de macroeconomía deseaban encontrar el maquillaje para escamotear la flecha que aumentaba a toda pastilla. Luego nos trajeron el filón de la prima de riesgo y nos tuvieron unos meses dale que te pego. Insufrible. Fátima la Rociera (no merece más rango) nos introdujo en los ERE, Fraguel Voz de Pito Montoro nos explicó sin denuedo como pueden subir los salarios aunque los números gritasen lo contrario. De Guindos fue el encargado de magnificar la productividad que nos equiparaba a chinos y taiwaneses. Palmeros de estómago agradecido jaleaban en foros aparentemente fiables que por primera vez en la historia de España un gobierno hubiese cogido el toro por los cuernos del déficit público porque ya se sabía que el cáncer de la nación eran los funcionarios, unos vagos de tomo y lomo.
Ayer fue el día de la ¡EPA! Sorayita parecía la comercial de las muñecas de Famosa, la economía española se recupera pasito a pasito. Los analistas y profetas (muchas veces se solapan las funciones) cogiendo los números por la parte más positiva o más negativa según les interesase. Todo el día de clases magistrales. ¡Qué latón! ¿Y para qué? Los españolitos, los mismos que hace poco tiempo miraban a los inmigrantes por encima del hombro, ahora empiezan a detenerse en los escaparates de maletas porque dicen las estadísticas y ratifica la cruda realidad que hay un montón de hogares (no me hagan concretar cifras) en que no trabaja ninguno de sus miembros.  Tenemos ¡EPA! pero nos falta futuro.

3 comentaris:

  1. Hace casi un año traté este tema que tú hablas sobre aprender economía a la fuerza. Creo que mi artículo complementa bien lo que tú has expuesto. Te dejo el enlace por si te apetece echarle un vistazo:
    http://esclafettiscontomate.blogspot.com.es/2013/03/que-significan-el-euribor-y-la-inflacion.html
    Y es que ya lo dicen las madres: "si no aprende a las buenas, aprenderá a las malas". Eso es lo que pasa.
    Saludos!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Nos engañaron, nos engañan y nos engañarán si no tomamos las riendas de nuestras vidas. Buena entrada la tuya, complementa perfectamente lo que expongo.Buen finde.

      Elimina
    2. Muchas gracias. Me alegro de que te haya gustado. Igualmente!

      Elimina