dijous, 9 de gener de 2014

MENTIRAS EN LOS BOLSILLOS



No sé si están ustedes informados, imagino que no, seguro que andan con las cuitas de la madre de la Campanario o con los goles de Messi, pero según un segurata del Príncipe, la Constitución (sí, sí, la sacrosanta) prohíbe hacerle preguntas al heredero de nuestro Rey. Lo vi ayer en el documental El crepúsculo de un rey que ha elaborado Canal + Francia (vade retro) sobre el hundimiento de la monarquía española. Los príncipes (el machote Felipe y la estética Letizia) no aceptan preguntas, solo posan. Y cuando alguna moscardona gabacha (fuera de control porque los medios españoles ya están docilizados) se le ocurre requerir su opinión sobre el tema Urdangarín la respuesta es el arrinconamiento barriobajero en una sala oscura para recordarle a la insolente enemiga un artículo inexistente de la Constitución. La Carta Magna (eufemismo galopante) es papel mojado pero sirve como escudo para todos los descosidos. La mentirijilla del segurata es el paradigma de nuestra sociedad, llevamos decenas de mentiras en el bolsillo y las vamos sacando a flote a medida que las vamos necesitando. Unas son propias, intrínsecas, otras adquiridas en bazares mediáticos. Si el que miente es un presidente del gobierno no tiene cien años de perdón. En el mismo documental pueden contemplar (yo con dolor de mi corazón rojo y una presión en los testículos casi insoportable) como el baboso Zapatero explica la importancia de Juan Carlos I en la historia reciente de España. No se la pierdan, las mentiras son de tan mala calidad que se pudren al salir de su boca.

Más mentiras en el otro bando. El otro día escuchaba atentamente al economista Niño Becerra en el canal 24H de TVE. La periodista le preguntaba sobre la rajoyista mejora de la economía española, frunció el ceño y explicó que con el 27% de la población en paro el optimismo sobraba. La periodista esgrimió la subida de la bolsa y la bajada de la prima de riesgo. El economista explicó la nula influencia de ambas variables sobre la vida económica de los españolitos de a pie (no de los especuladores y otros mafiosos). La periodista no resistía el vendaval de pesimismo del entendido y cerró la entrevista confiando en que los nubarrones que dibujaba Niño Becerra no descargaran sobre el secarral hispano. La cara del experto fue todo un poema, de qué sirve que explique lo que sé si al final es cuestión de buenos deseos por no soportar la dureza de la triste realidad. Que les den debió pensar para sus adentros. El gobierno y sus adláteres distribuyen las mentirijillas por los bolsillos de los insulsos para que las saquen en la barra de la vida y paguen con su falta de raciocinio la factura de la desoladora situación que vivimos.
Se lo advierto, vayan vaciando sus bolsillos de mentiras o serán tan optimistas como pobres y tontos.

6 comentaris:

  1. Los eufemismos que nos rodean se rien a carcajadas cada vez que el optimismo nos ciega. Triste

    ResponElimina
  2. Pero real... Buen año ácido y verdadero, amiga Goretti.

    ResponElimina
  3. Para estas cosas mi abuelo decía: "Jo pense, jo crec i m'han dit, tot mentira" (Yo pienso, yo creo y me han dicho, todo mentira). Y se me quedó grabado a fuego. Fue como una vacuna contra los fanatismos y las "verdades" de algunos. No hay nada que no se pueda debatir ni cuestionar. O sí habrá algo, ¿quién lo sabe?

    ResponElimina
  4. El cuestionamiento absoluto, la duda, la curiosidad. Hay que ponerlas en la maleta para el viaje por la dignidad. Un saludo y bienretornada.

    ResponElimina
  5. Cierto, lo más bochornoso del documental, la inefable actuación sin gracia del desgraciado Zapatero. Por culpa de gente como él, sigue la Casa Real riéndose de la otra gente, la decente.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Sin entrar en el fondo (vomitivos argumentos), la forma en que se expresa es lamentable, impropia de alguien que ocupa semejante cargazo. Un saludo, Javier. Y sigue con ese libro tan intrigante del que esperamos noticias inminentes.

      Elimina