dimarts, 25 de març de 2014

MI PADRE ME ENSEÑÓ A COMER



El gañán de primera fila se chotea de mi arriesgada apuesta. Suerte que estoy acostumbrado a jugar en campo contrario. Mi propuesta no es habitual, lo reconozco. Utilizar un programa de tele para la tutoría es poco frecuente, hacerlo tres días después de que se emita, improbable. Convertir en conocimiento aprovechable lo que sale de la caja (mal llamada) tonta es un reto para los profes modernos (así me siento más joven, déjenme la cursi autoadjetivación).   
Justificación pedagógica de la propuesta (necesaria si viene el inspector de educación a mi clase en el momento del crimen): ORIENTACIÓN PROFESIONAL. Mis compañeros (no modernos, chincha chincha) siguen utilizando materiales de cuando España era una sucursal del cielo y corría la pasta a raudales. Recomiendan a los alumnos cursar carreras de 2000 euros anuales a hijos de familias con renta mínima. No parece muy sensato pero su docilidad intelectual y física les hace seguir marcando en el mapa unas autopistas que hace tiempo que están fuera de servicio. El paro en España es del 26% y la creación de empleo es lentísima. ¿Podemos orientar a nuestros retoños sin tener en cuenta esas circunstancias? ¿Podemos valorar conjuntamente nuevas opciones para que nuestros pipiolos puedan comer en el futuro de su sueldo?
GANGAS, así se llama el último producto de COMANDO ACTUALIDAD. Un material fabuloso para explicar el EMPRENDIMIENTO. 


El lema del primer protagonista es COMPRAR BARATO, PARA VENDER BARATO. Una tienda de segunda mano es una manera ingresar pasta que puede alcanzar muchos beneficios si se ponen las nuevas tecnologías a su servicio. Paro el video. Les pongo un ejemplo próximo. Un instituto es un vivero de roturas óseas por práctica deportiva. Las muletas son supercaras. Un alquilador de muletas podría ser un negocio floreciente. Me miran con cara de gamusino.
La periodista de COMANDO ACTUALIDAD indaga en la filosofía del emprendedor y saca petróleo.

-          -Mi padre me enseñó a comer.
.
El coñón de primera fila no desaprovecha la oportunidad. Se mofa de la afirmación con gestos ostentosos simulando que le dieran un biberón. La ignorancia es atrevida.

-          - ¿Has ganado algún euro por ti mismo?
-          - Soy pequeño.

El morlaco que me responde tiene un metro ochenta de altura y un volumen muscular envidiable. Edad suficiente para trabajar y para complementar el salario de sus progenitores. 

-          -Tengo que estudiar.
-          -Ya, esta evaluación te quedaron siete.

Él y toda la clase miran a los que se ganan las habichuelas con el sudor de su frente como piezas de museo, ellos no necesitan ingeniárselas. ¿Cómo lo sé? La segunda experiencia de emprendimiento en el citado programa era una web de ofertas, la autora explicaba apasionadamente cómo con muestras y descuentos promocionales se pueden ahorrar más de 200 euros mensuales. ¿Creen que alguno de mis alumnos apuntó su nombre? ¿Para qué? Son pequeños y están estudiando y sus padres (me incluyo) les enseñaron a comer pero no a conseguir la comida.

4 comentaris:

  1. ¡Qué casualidad! Prácticamente hoy ha ido de lo mismo en una entrevista personal.
    Si te quedan diez asignaturas y tienes dieciséis años, puedes poner anuncios de limpieza por horas este verano.
    Ya, si eso, en septiembre pasas a cuarto por promoción automática y sigues estudiando.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Y en setiembre siguiente a Bachillerato... y erre que erre...

      Elimina
  2. Respostes
    1. Busquemos una mayoría que arregle las brújulas.

      Elimina