divendres, 25 d’abril de 2014

PARETO Y EL TAMAÑO DE LA PILILA



¿Larga o gorda? ¿Que no tiene importancia? Venga, ya. Los que la tienen larga apelan a su kilométrico instrumento para poder realizar todas las acrobáticas posturas del Kamasutra. Los que la tienen corta contraatacan con un argumento científico: en la vagina no caben más de 12 centímetros. Lo importante es llenarla con un pene lo suficientemente grueso como para estimular las paredes y sus terminaciones nerviosas.  Los que la tienen corta… pues, pues… y los que la tienen en forma de salchicha… pues, pues, a que es juguetona Si no se defienden mejor es porque no conocen a Pareto.
Vaya inicio de post, más propio de la Esteban que de un pensador crítico. Esperen, que me reconduzco.
¿Crisis o recuperación? Los que están en el poder dicen que aunque no es muy gruesa la estela de las mejoras hay un cambio de tendencia que indica que se han acabado las penurias y nos insisten que para un polvo rápido ya da la cosa. Los que están en la oposición dicen que con esa pilila tan esmirriada no se puede asegurar mucho placer al personal. Pareto y sus óptimos son responsables de la confusión.
Las Mates no son lo mío pero explicadas por Clara Grima son chachis. Con cuatro gráficos sobre la churra y sus dimensiones he conseguido entender por qué en las noches electorales todo el mundo gana. Pasen y vean.
Primera comparación. La del que la tiene larga y del que la tiene gorda.

Segunda etapa. Los que salen perdiendo en todas las comparaciones. Huir como si fueran tiñosos.

El primer discípulo de Pareto. El que la tiene más larga que A y más gorda que B. No les perjudica (cuestión clave en el asunto) pero le consuela.

Más Paretos. 

La clave del asunto es no utilizar una sola variable y compararse con la que más te interese. Los pal(r)etos Montoro, Guindos, Báñez o el inefable Rajoy tienen en un altar a Vilfredo Pareto, economista italiano, que les permite mantener un goce artificial con un pene corto y de alambre.

1 comentari:

  1. Jajajajaja. al final ni me enteré de las gráficas, ni si el tamaño importa, pero está claro que esto no lo resuelve ni la viagra, por mucho que presuman. Jajajaja, muy ocurrente, señor Jordi.
    Un besote.

    ResponElimina