dimarts, 10 de març de 2015

CREANDO EMPLEO DESDE LA RAÍZ



Teniendo en cuenta que los actuales rectores del país creen que esta generación que crece debe emigrar para ganarse las habichuelas, o vivir de la sopa boba de sus padres o de una exigua subvención estatal, he decidido combatir el paro desde la raíz e introducir algunos conceptos importantes antes de que lleguen los de la competencia financiera (ver Salvados). 
Anuncio a bombo y platillo a mis alumnos de Bachillerato que les voy a pasar un video que les garantizará más posibilidades de llegar a los 26 años dependiendo de los fondos que ellos mismos generen. Me miran con la misma displicencia que cuando les hablo de Historia. De qué es preguntan a coro los más fieles. Analítica web les respondo provocadoramente sin mover una pestaña. Que yo les pudiera rescatar de las garras del paro les pareció alucinante, que pudiera hacerlo con una disciplina que está en las antípodas de sus intereses les llevó a flipar en colores. Puede que algunos pensaran en ser abogados, bomberos o policías, ¿pero analistas webs? Les resulta difícil de tragar que muchos caminos conducen a Roma y que picotear de diferentes saberes no significa vivir directamente de ellos. Tendrán que crearse su propio trabajo. ¿Cómo, profe? Más adelante respondo, no quería detener el aprendizaje con conceptos de momento inabarcables a sus tiernas neuronas. 


Cuando vieron desenvolverse en el estrado (virtual) a Gemma Muñoz con un entusiasmo contagioso explicándoles cómo se mide el éxito de una web (un blog) y cómo se orienta a unos objetivos concretos, se quedaron de pasta de boniato porque no calaban el maquiavelismo de mis intenciones. Yo ponía cara de póker y les incitaba a dejar de lado sus prejuicios para deslizarse por el tobogán de la incertidumbre (imagen creativa y digna de cualquier autoayudero). La conferenciante entró en mi aula dos años después de dar la charla en EBE12 (la gran cita anual de la web social). Cosas del You Tube. Eso sí, de mi mano (prescriptor de contenidos para mis alumnos, no solo profe al uso). 
El primer latigazo fue latigazo interesante. Si se tienen las herramientas para hacer algo importante, es de tontos no hacerlo, ahora las tenemos (ella hablaba de Google Analytics y yo de esos pedazos de móviles que valen un pastón y que solo rentabilizan con el temido Whatsapp). Gemma Muñoz les comparó el análisis de datos con un crimen del CSI, ahí ya dieron sus buenos respingos porque se aproximaba a su mundo. Es importante tener datos (no demasiados pero de calidad), para disponer de información (reflexionar sobre ellos, ver evoluciones, cambios sustanciales…) en aras de generar conocimiento que pueda producir un aprendizaje significativo que al girar la noria mejore los resultados. Es la clave para no ser unos parásitos del sistema, para generar producto. Consideré que era necesario complementar las enseñanzas de la conferenciante con alguna metáfora más próxima a su vida cotidiana.


Llegaba el finde, tiempo de ligue por excelencia. Les incité a que me dieran datos de sus posibles objetivos (a qué discoteca van, que toman, con quién se mueven…), calculamos conjuntamente posibles variaciones y tendencias con vistas a  obtener conocimiento de calidad sobre el comportamiento de sus objetivos. Y luego elevamos ese conocimiento a una esfera más general para reflexionar sobre la atracción y sus leyes, o sea, creamos un par de apartados de lo que podría denominarse manual de seducción (aprendizaje). La analítica web tendría sentido si al final de los dos días de fiesta habían conseguido ligue o mejoraron su posición para hacerlo.
Todavía no han reaccionado. Su vida laboral les parece muy lejana (las ramas) y no entienden de raíces y su esponjamiento. Solo conocen los abonos clásicos (estudios reglados) y no tienen recursos para injertarse con especies más productivas. La nueva semilla está sembrada, lo demás corresponde a su responsabilidad.
No le digan nada a Rajoy que es capaz de colgarse él las medallas.

2 comentaris:

  1. Boníssim. Em guardo aquesta perla per passar-la als meus fills també, que ja tinc el batxillerat pràcticament a sobre :)

    ResponElimina