dimarts, 3 de març de 2015

FOGONAZOS



No les torturaré de nuevo con el mito de la caverna, no sufran, pero ténganlo en la recámara para seguir las metáforas. Me interesa la referencia a la iluminación. La vida cotidiana es oscura, lúgubre, una cueva. La pared de la cueva es repetitiva, negro discurso oficial, tradicional recorrido patético, hasta los graffitis aparentemente subversivos se fabrican en creencias institucionales (capitalismo, familia, patriarcado). El embobamiento y la repetición sistemática provoca que se instalen en los cerebros de los habitantes de la cueva programas residentes y resistentes que dominan la brújula de la voluntad sin que ellos tengan noticias. Entre la oscuridad y la alienación desfilamos por este planeta encorsetados mental y físicamente. ¿Cómo escapar? 


Yo me agarro a algunos fogonazos que iluminan por un instante la estancia en la que hasta ese momento solo nos desplazábamos por palpamiento, cuando vuelve la oscuridad podemos retener en la memoria lo visto y con un poco de habilidad encontrar la salida.
Mi cómplice me deslizó por debajo de la puerta una frase que se le atribuye a Alejandro Magno. ¡Fogonazo! La habilidad de estos destellos es que pueden cambiar la vida. No exagero, la magnitud de la iluminación permite guardar más detalles de lo normal y acelerar procesos que podrían durar siglos. A VECES, ESPERAR LO MEJOR DE LOS DEMÁS ES ARROGANCIA. 
Todos los quejicas que mi circundan y yo mismo quedamos al descubierto por el zambombazo. La arrogancia es un vicio que se suele atribuir a los poderosos, desde sus púlpitos y olimpos gloriosos se permiten mirar a los súbditos con mirada sobrada. Nadie sospecha de los disfrazados de plañideras, de los debiluchos y otros seres imanes de bondad, son contribuyentes de la humildad. ¡Fallo! Pretendemos que los demás, sin respetar su libertad, se comporten tal y como nosotros habíamos planeado y además que saquen de sí mismos lo mejor (otra proyección nuestra). Cuando lo hacen, cuando coinciden con la curva trazada por nuestras expectativas nos sentimos ufanos (por si no lo sabían, sinónimo de arrogante aunque tenga una acepción vinculada a la felicidad), pero ay terrible momento en le que deciden comportarse de otro modo, increíble a nuestros modélicos ojos, defenestrando nuestras creencias perfectamente arraigadas, cuando incluso enarbolan la bandera de la maldad sin pedirnos permiso, nosotros, en acto de excelsa arrogancia, los juzgamos en un periquete para ensalzar nuestra desgracia. NO ME LO ESPERABA. Legiones de arrogantes con piel de cordero se lamentan de haber sido traicionados, por no haber recibido lo invertido, por no poder comprender las actuaciones ajenas (no compartirlas sería otra cosa) y en el colmo de la arrogancia atribuir a todo lo bueno que se espera de los demás (entre ingenuos e interesados) la causa de los fracasos propios.
Honrando al gran Alejandro, NO ESPEREN NADA DE NADIE, NI BUENO, NI MALO, interactúen con libertad, dejen que los demás decidan y no se olviden de hacerlo también ustedes. No sé si llegarán a la India pero pudieran estar más cerca de la libertad. Y retengan lo expuesto porque en dos segundos vuelve la oscuridad a la cueva. 

1 comentari:

  1. Hola Jordi de la Torre , has sido nominada a los premios Black Wolf Blogger Award

    Mira este enlace .
    http://expresionbonsai.blogspot.com.es/2015/03/nominaciones-black-wolf-blogger-award.html

    Enhorabuena por tu blog .

    ResponElimina