dimarts, 21 d’abril de 2015

CONFIGURANDO LA REALIDAD (2): Las emociones.



Inmediatamente, la manada y los que tienen la obligación de estructurar su respuesta (medios de comunicación), apelan a la raíz de las emociones que suscita el asesinato de un profesor a manos de un alumno de 13 años. 


Conmoción. El niño se derrumbó como niño que es (desterremos inmediatamente al monstruoso asesino que pudo aparecer sobre nuestro miedo al conocer la noticia). Familia estructurada, padre profesor y entrenador de hockey, madre médica. Los sindicatos de la familia quedan tranquilos. Si hubiese sido magrebí hubiera podido derivarse al peligroso barranco del yihadismo, si hubiese olido a quinqui de clase baja hacia el debate arriba-abajo muy de Podemos. Nada, nada, olvídense, un chaval un poco rarito pero nada más. Los pintores de realidad siguen trabajando subliminalmente, como el que no quiere la cosa ya han rastreado en Facebook (olé respeto por la intimidad) para encontrar algún chivo expiatorio: adicto (sí, sí, así lo titulan los magníficos voceros del sistema) de “The Walking Dead”, fascinado por la lucha (su videojuego favorito versa sobre el tema), le gusta el rock, el metal, el punk, la peli “Leyenda urbana” (terror) y Terminator. Informaciones aparentemente banales que se pueden incrustar en la parte trasera del cerebro social y empezar a encontrar las explicaciones que desean los amantes del recto proceder. Eso sí, nada de tocar los andamiajes de la desarrollada sociedad catalana ( o española, tanto me da, funcionan con el mismo patrón excepto para esos dementes twitteros que aprovechan la oportunidad para provocar al personal).


El cuerpo social ha recibido un fuerte impacto en la emoción (capacidad de moverse), sólo puede recuperarse buscando otras emociones reanimadoras. La parálisis es muy peligrosa (siguiendo siempre a Chantal Mallard), si no hay respuestas el ciudadano puede interpretar que está al albur de elementos que pueden atacar su cotidiana y plácida existencia y  plantearse dejar de producir (nefasto para el sistema que domina la manada, el capitalismo). 
La consellera d’Educació Irene Rigau sale a la palestra y se esfuerza por transmitir las palabras clave (las que guían las emociones) para tranquilizar al personal: HECHO PUNTUAL (no ha sucedido y no debiera volver a suceder) fruto de un BROTE PSICÓTICO (algo extraño, incomprensible, obra de un chalado y eso es incontrolable por los que gobiernan la manada). No se pueden extraer demasiadas conclusiones, no se pueden buscar demasiados análisis que no rocen la demagogia. La política eficiente ya ha maniatado a los que puedan desarrollar una estrategia diferente a las emociones. Los focos se colocan en lugares intencionados para desviar la atención de otros rincones más oscuros (responsabilidades).
Suena el timbre. Cinco minutos de silencio. Emotivos. 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada