dimarts, 4 de novembre de 2014

REALIDAD SUBVERTIDA


"Ya no sé si el mundo está al revés o soy yo el que está cabeza abajo"    
                                                                             Maestro Fito.


La radio me trae la prueba que necesitaba para edificar un pequeño andamiaje. Una mujer (insisto en la palabra) de 29 años ha solicitado una pensión de manutención a su padre. Por pedir que no quede que diría aquel. 500 euritos del ala. El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Arcos de la Frontera de Cádiz (lo cito con tanto detalle para que los zánganos y parásitos de todo el país acudan como abejas al panal) obliga al padre a apoquinar. Ni se exclamen ni se desmayen, es una muestra de la realidad subvertida que vivimos en estos tiempos volubles (líquidos que diría Bauman).
El País homenajea al Maestro Serrat por sus 50 años de brillante carrera profesional. Me sumerjo en una deliciosa entrevista que le hizo Rosa Montero en los 90 con el título El vecino perfecto. Busco la realidad cabeza arriba. El Maestro relata que a la que juntó el suficiente dinerillo le propuso a su padre retirarlo del trabajo. Casi igual que la onubense de marras. 

Y a mi padre le faltaron cinco minutos para ir a la Catalana de Gas y decir: “Chsss, que mi hijo me retira”, él todo orgulloso. Y a veces a lo largo de la vida he pensado que a mí me podía haber pasado cualquier cosa, y se hubiera quedado tirado… Fíjate la fe que tenía mi padre en mí.”
 
Hay dos posturas frente a lo que los demás hacen por nosotros, padres incluidos. La tiranía o el agradecimiento. Hay personas que establecen la obligación como moneda de curso legal en las relaciones con sus allegados. Todo se lo merecen per se. Exigen tributo y nunca tienen suficiente. Su altanería la pagan con carencias en la caja de herramientas, dependen tanto de sus súbditos que cuando éstos se liberan o son incapaces de pagarles los impuestos prefijados, necesitan urgentemente dar un sablazo a otro suministrador de fondos o se abaten en la miseria. Son personajes insostenibles. La muchacha gaditana de 29 tacos es un ejemplo esplendoroso de emperadora inútil.

EDUARDO ARROYO

El agradecimiento es una fuente de inteligencia emocional, activo fundamental para edificar personas independientes, eficientes y sostenibles. Cada herramienta que reciben para su caja la valoran en su justa medida y la cuidan, lo que han recibido no es a fondo perdido, es un útil que debe revertir en otros que lo necesiten, el ciclo de la vida lo llaman. Obviamente me refiero al agradecimiento profundo, del que se cuece dentro y que no genera otro interés que expresar la suerte que se ha tenido. Nada que ver con esos brindis al sol, esos gracias vacuos o esa adulación banal que mucha gente lleva pegada en la boca y que es un sucedáneo de tiranía vestido de amabilidad facilona.
Después de dirigir un trabajo de investigación a dos alumnos de segundo de Bachillerato sobre el Futbol como negocio, después de darles materiales para parar un carro, después de sufrir su desidia y sus incumplimientos en el trabajo, encuentro que no merezco ni una línea de agradecimiento en su trabajo. Puedo vivir con ese dolor, pero lo que no puedo soportar es que hayan decidido conceder la categoría de sujeto agradecible a un ordenador. Lean y no se desmayen.

Mi agradecimiento para mi ordenador, verdadero coautor de este trabajo de investigación. Siempre dispuesto a mis órdenes. Cuántas equivocaciones. Él siempre ha estado ahí para detectarlas, ha esperado paciente y silencioso, la orden correcta. Ha sido mi compañero de trabajo, horas y horas, días y días, incansable, alguna noche calculando mientras yo dormía. Sin él este trabajo no se hubiese ni podido imaginar.

¿Está la realidad subvertida? Raro, no digo diferente, digo raro.... (se acaba el post con Fito de fondo)

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada