dimarts, 26 de març de 2013

COMULGAR CON RUEDAS DE MOLINO (2): La Verónica



Verónica, según la tradición cristiana, fue la mujer que, durante el Viacrucis, tendió a Cristo un velo, lienzo o paño para que enjugara el sudor y la sangre. En la tela quedaron milagrosamente impresas las facciones del Maestro. La Wikipedia siempre al quite de la ignorancia.

Mi Verónica particular se llama Irene Rigau, consellera d’Educació de la Generalitat de Catalunya. Con piedad y presteza ha enjugado las lágrimas y la sangre de la educación catalana en unas pruebas de competencias básicas que pasaron todos los alumnos que cursaban cuarto de ESO hace aproximadamente un mes. El retrato resultante es más conmovedor que el del crucificado, cualquier ciudadano de buena fe quedará impactado.Pasen y vean, primer titular para tranquilizar a la peña inquieta: “Estamos ganando en equidad, porque se ha producido una reducción significativa de los niveles bajos”.  La velocidad y el tocino tienen poco que ver, pues la equidad y los niveles bajos menos todavía. He seguido muy de cerca las pruebas de catalán (mi pareja ha sido correctora) y el escándalo es bochornoso. A un examen requetechupado se le han sumado unos criterios de corrección generosos y unas charlas con los correctores en las que textualmente se les imponía la filosofía del In dubio pro reo.  Los resultados han mejorado de un año para otro sensiblemente según la Verónica catalana, su explicación mueve al estupor: el milagroso interés de los alumnos por el estudio debido a la precariedad laboral que los circunda. ¡Hale hop! En 365 días los estudiantes se han dejado las cejas para darle la razón a la consellera. Me huelo que Verónica Rigau buceó en las explicaciones de la Iglesia a la proliferación de sudarios con el rostro de Jesús (timo descomunal) para aplicarlo a las pruebas de competencias. Según los estudiosos vaticanos los cuatro sudarios reconocidos pudieran deberse a que la Verónica doblara el pañuelo dos veces antes de que la sangre de Jesús se secara, con lo que serían cuatro las imágenes obtenidas. Dice el refrán que la ignorancia es atrevida, pero lo más atrevido que conozco es la desfachatez de estos creadores de ruedas de molino gigantes. Ni la señorita Pepis con su centro de belleza podría maquillar el oscuro panorama educativo catalán con pinturillas caducadas. Lean sin echar espuma por la boca: “Lo más positivo es saber que no se cronifica el fracaso escolar y que podemos mejorar. El entorno socioeconómico no es determinante en términos absolutos y se pueda cambiar si se dedica más tiempo a materias básicas y si ha habido un trabajo interno en los centros”. Amén, aleluya. Comulguemos con rascacielos. El retrato de mi instituto que realicé en el post Little Italy no será relevante para la consellera, of course. Que los sustitutos de las instrumentales tarden diez días en llegar a los centros dejando a los motivados alumnos por la crisis sin especialista no tiene la más mínima importancia. Mientras tengamos fotogramas trucados con los que mentir descaradamente al personal y orejas ignorantes o proclives al chalaneo, los pecados serán eternamente perdonados.

2 comentaris:

  1. Debería haber un boicot a este tipo de pruebas mientras haya recortes. Además no sirven para nada.

    ResponElimina
  2. Son una engañifa, una manera de atornillar a los profes para que adapten el sistema educativo a las necesidades del sistema político-finaciero actual.

    ResponElimina