dilluns, 11 de març de 2013

RUNRÚN



Radio Makuto emite en los institutos en un dial potente. No hay forma más efectiva de propagar  el miedo. No es necesario contrastar las noticias, ni desvelar la fuente, se vomita a unos oídos proclives a las desgracias y se expande como mancha de aceite por toda la población. Si se cumple lo anunciado se esgrime con ardor: Ya te lo dije. Si no se cumple la profecía catastrofista siempre nos quedará el Menos mal. Los pesimistas seguirán obstinados en posponer la aplicación de la plaga a un futuro incierto. La cosa es tenernos acoquinados. Un botón de muestra.
-     - El año que viene nos pondrán una hora lectiva más. Me lo ha dicho Fulanita que tiene un conocido que es vecino de un bedel de departamento de educación que se lo escuchó decir a su jefe que lo había propuesto el consejero en una reunión a la que también asistió una sindicalista que es cuñada de la peluquera donde va mi suegra. Palabrita del niño Jesús. Hecho.
-          Normal. La forma más fácil de echar peña. Ya me lo esperaba yo, y a tragar como con todo lo demás.
Recuerdo los practicantes de mi infancia. Antes de clavarme el pedazo de aguja me pegaban un par de golpecitos en el cachete para distraer mi atención, cuando estaba desprevenido me la hincaban hasta el corvejón. Qué cabrones. Perdón por la grosería (merecida) y por irme de discurso. 

Recuerdo también (no será bueno tener tanta memoria selectiva) a los gobernantes que tomaron las primeras tijeras cuando la crisis explotó en todo su esplendor. Primer paso, lanzamiento de globo sonda, si la población no se cagaba en la madre que los parió pues tijeretazo que te crió. Si el colectivo al que afectaban los recortes daba mucho por saco pues se iban a por el siguiente. ¿No recordáis la famosa línea roja de la educación y la sanidad? Se la pasaron por el forro. ¿Y la de la subida de impuestos? Ídem de ídem. El fin justifica los medios, hay que reducir el déficit a costa de lo que sea. Y no hay más solución y el que diga lo contrario es un indocumentado.
En la actualidad se han perdido las formas, ya ni siquiera son necesarios los golpecitos en la nalga, la peña está domesticada, ha aceptado el primer mandamiento (hemos vivido por encima de nuestras posibilidades y tenemos que pagar la factura) y se come los nueve siguientes con patatas.
-          Y suerte que tenemos trabajo.
La testuz gacha es la primera estación obligatoria para que sigan los círculos viciosos.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada