dimarts, 6 de maig de 2014

HOSTIA



Es difícil que se conciten las tres acepciones de un vocablo en la misma situación. Sucedió en Terrassa el pasado domingo 27 de abril a la una menos cinco del mediodía en la puerta de la catedral. El líder de los socialistas catalanes, Pere Navarro, asistía a la comunión de un familiar. O sea, iba a recibir una hostia: Hoja redonda y delgada de pan ázimo que el sacerdote consagra en la misa para el sacramento de la comunión. Nada reseñable, todo en el ámbito de la más estricta intimidad, tanto era así que le dio fiesta a los escoltas. Mientras esperaba para entrar en el templo se le acercó una señora de unos 50 años y le soltó un puñetazo, o sea, otro tipo de hostia, golpe fuerte. Según los testigos, además de la caricia le llamó un par de lindezas: hijo de puta y traidor. Nos queda la última acepción: Exclamación que indica sorpresa, asombro, disgusto o admiración. Disecciono.


ADMIRACIÓN. Minutos después de producirse el suceso, plumas compradas ya estaban interpretando la hostia. Sin saber ni papa de la agresora, sin conocer sus motivaciones o su salud mental, sin tener pruebas fehacientes de su pertenencia política o social, sin más datos que era una mujer aparentemente normal (si va repartiendo estopa lo dudo mucho), ya montaron una zapatiesta que situaba a Catalunya en un ambiente prebélico. Tan prebélico que el líder socialista no llevaba protección.
DISGUSTO. Una hostia es una hostia y lo que mandan los manuales de la cortesía política es utilizar expresiones del tipo “honda repulsa” o “condena absoluta de la violencia”. Pues no se lo crean, algunos rastreros (no me pidan nombres) detrás de una tibia condena dejaban un sesgo de ironía o de incredulidad cuando menos curioso. No se olviden que la Audiencia Nacional está juzgando a unos muchachotes indignados que le dieron unas collejas a algunos diputados del Parlament de Catalunya.
ASOMBRO. Me referiré a la diana de la hostia. Yo creo que este político es pariente de José Vélez, hace un tiempo señalado por el cómico Alfonso Arús como el récordman de mal fario. ¿Le puede pasar algo más al PSC? ¡Hostia, si monta un circo le crecen los enanos!
SORPRESA. Empieza a ganar adeptos la tesis que considera que todo ha sido una estrategia de cara a las elecciones europeas y al 9N. Una forma de frenar la escabechina interna y el desangre externo, provocar penita, vaya. No paran de recordar que la púgil no ha aparecido pese al denodado esfuerzo de búsqueda de los mossos d’esquadra. Ah, por cierto, por qué el agredido la dejó escapar y le dijo a sus familiares que no la retuvieran. Claro, era todo un montaje, a lo Kiko Rivera, no les extrañe que en los mítines de la Valenciano la traca final sea el agredido Navarro o que en la campaña del NO a la independencia se repartan estampitas con el morado en la mejilla. La Europa de los intolerantes (banqueros, corruptos, independentistas…) contra la Europa de las víctimas (inmigrantes, mujeres, trabajadores…). No se fíen que los sociatas seguro que comparten publicistas con Desigual.
En fin, dejen que tome aire, que respire hondo y que se me escape un merecido: ¡Hostia!   

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada