dimecres, 7 de maig de 2014

RECURSOS HUMANOS



Me remonto a mi adolescencia pleistocénica para encontrar la metáfora. Los autos de choque. Era una diversión que conjugaba muchos ingredientes. La lógica imponía que en una pista tan reducida y con tanto tráfico de vehículos se produjeran continuas colisiones. Había tres modalidades de choque. La prohibida, el choque frontal. La traicionera, por la retaguardia (incluso algunos conductores con malas intenciones empujaban con su cuerpo para incrementar la fuerza del impacto). La lateral, en ocasiones el robusto y neumático cachibache perdía el equilibrio y parecía tener intención de volcar. En el exterior, sentados en unas barras que ejercían como asientos, la pandilla jaleaba o se descojonaba de cada una de las acciones temerarias de los aspirantes a Alonso (en aquella época creo que Lauda, Hunt y alguno más que mi memoria no quiere esforzarse en recordar). 


Se requiere destreza para salvar los choques cotidianos. Son muchos los vehículos (personas) que interaccionan con nosotros a lo largo del día produciendo una de las tres colisiones, incluso algunas, en el colmo del atrevimiento, cual piratas modernos, quieren abordar nuestro coche y dirigir nuestro volante.
Nombren inmediatamente un responsable de su departamento de recursos humanos y adiéstrenle convenientemente para que utilice las estrategias idóneas en cada momento para esquivar los enfrentamientos inútiles y estériles y para llevar toda la fuerza a los encontronazos necesarios, que la pista tiene más que ver con un campo de batalla que con un prado lleno de lindas florecitas. No tenían cabida ni el victimismo ni la conmiseración en aquel micromundo. Recuerdo a los repeinados pitagorines blandengues que se quejaban de las malas artes de los pintas de la banda. Les exigían limpieza en el combate, respeto a las normas, podían provocar una lesión cervical o una….¡zasca! ¡Trompazo que te crió! Más de uno se dejo la barbilla en la protesta. No se quejen de que alguien le hace la vida imposible, aprovechen la oportunidad (una esquina era el lugar perfecto para el impacto porque un flanco estaba inmovilizado) para demostrar al oponente que si persiste en su actitud él no saldrá indemne. ¿La ley de la jungla? Va a ser que sí. ¿Miedo? Obvio. Algunas veces, cuando la pista estaba demasiado brava era una acertada decisión retirarse por unos minutos a mear o a platicar con los colegas. No hay mal que cien años dure, ni conductor temerario que tuviese cien fichas. 
También recuerdo que había que resguardarse de los gorrones que explicaban historias increíbles para justificar su falta de parné. Los suavones (somormujos según mi diccionario) o los pormisbemoles (pesados hasta la extenuación) son especímenes peligrosos que circulan por la vida dando unos estacazos considerables.Ordenen aislamiento al de Recursos Humanos. Que rentabilice sus energías, no siempre está el horno para bollos. El manual de productividad situaba las exhibiciones cuando las chavalitas más monas estaban atentas a lo que se cocían en la pista. Había que ir practicando en la conducción con una mano y dejar el brazo sobrante en el respaldo por si un día se decidían a compartir asiento para envidia de los guapitos oficiales.
Intenten descabalgar de su bólido lo más dignamente posible pese a los encontronazos, los sustos y otros imponderables.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada