divendres, 23 de maig de 2014

MAESTROS ARMEROS



“Felipe V creó el cargo de maestro armero en 1703 cuando la pica dio paso al fusil como arma única de infantería. Según leo en un portal de Internet, los maestros armeros cuidaban del mantenimiento y la reparación del armamento de su batallón y a ellos acudían los soldados con sus reclamaciones cuando alguna presentaba un fallo. Se piensa que debían ser tantas las quejas que con el tiempo se acuñó una frase ante cualquier reproche: "Las reclamaciones, al maestro armero".
(José Manuel Atienza, EL PAIS, 3 de marzo de 2009)

Vivo en Catalunya, actualmente en este territorio conviven dos maestros armeros de prestigio: la bandera y la crisis. Cuando la sociedad tiene cualquier reproche sobre el proceso involucionista en derechos que se está produciendo en nuestras carnes, uno u otro, o los dos, salen en defensa de los que mandan para explicar lo inexplicable.
Uno de los negocios más fructíferos del maestro armero de la bandera es el Barça (més que un club, no lo olviden), aunque lleve en el pecho la bandera de Qatar (musita el maestro armero de la crisis). Este año se ha quedado en blanco, obviamente no vamos a buscar responsables en la directiva o en el vestuario, eso de la autocrítica está muy devaluado. El primer defenestrado del desaguisado es un tal Martino (argentino que se irá por donde vino, rima doble) y la segunda responsable máxima es Hacienda y su sospechosa actuación en los casos Neymar y Messi. ¿Y quién hay detrás de Hacienda? Montoro. ¿Y quién hay detrás de Montoro? El PP. ¿Y quién hay detrás del PP? El centralismo asqueroso de Felipe V con su decreto de Nueva Planta, humillante para Catalunya y por ende para el Barça. Fin del círculo vicioso.

Vamos con mi extra (elemento recurrente), esa que no me pagarán el mes que viene. Los de Madrí la cobrarán y un servidor no. Ya tienen sonando las trompetas del maestro armero de la bandera. ¿Por qué? Fácil. Porque Madrí nos roba. Vale, me lo creo, comulgo con ruedas de molino y le endoso la culpa de mi desgracia a las malas intenciones de los descendientes de Felipe V. ¿Y lo que se están gastando en las exposiciones conmemorativas de 1714? ¿Y lo que se están gastando en promoción y venta del referéndum del 9N? ¿Y la cantidad de canales que tiene la Corporación Audiovisual de Catalunya pagados con diners de la Generalitat, o sea, con por la institución robada por Madrí? El maestro armero de la bandera tiene respuesta para todo. Es una inversión de futuro, somos un país moderno, hipereuropeo, avanzado en las ideas, a pesar del expolio tenemos que luchar denodadamente contra el poder invasor que nos quiere reducir a las cenizas. ¿Y mi extra? Culpa de Madrí, pero si me afilio a la secta independentista, a no más tardar el año que viene tengo ingresada la parte sustraida de mis honorarias gracias a los héroes de la nueva patria. ¿Y la crisis? El maestro armero responsable de esa área está amordazado y responde el de la bandera. El nuevo estado independiente será rico y própsero, no hay más que mirar las estadísticas (como ellos las miran), el Govern independent repartirá panes y peces entre los nuevos ciudadanos, aquí ya no se robará más, ni en el Palau ni en los cursos de formación europea ni en las ITV. Eso eran desviaciones aprendidas de Madrí.
Moraleja: ponga un maestro armero en su vida y échese a dormir.
Recontramoraleja: si tiene dos maestros armeros cerca usted no cobra la extra ni por casualidad.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada