dimecres, 28 de maig de 2014

LA HONRA



Hay palabras y conceptos que se van difuminando a medida que avanzan los tiempos inciertos. Los constructores de novedad desdeñan materiales que fueron indispensables en otras épocas. La laxitud moral que nos invade ha provocado que se dispare el todo vale en el parquet de los valores. La preponderancia del triunfador a toda costa y del acaudalado que refriega al mundo su dicha después de haber arrasado poblados llenos de mujeres y niños, me provoca náuseas. Yo me enroco en la honra aunque tanta r me produzca cosquillas. 
Leave all hope- MIRCEA SUCIU

Siento en mi piel la persecución canalla. Hordas de indignos me rodean porque intentan mancillar mi honra. No es una pesadilla de noche abrupta. Busco en el diccionario salvador el vocablo mancillar para comprender las estrategias de la ignominia. DESLUCIR, AFEAR, ESTROPEAR. Elijan el verbo que quieran y pónganle cara. No les faltarán candidatos.
La honra tiene cara y envés. Porque yo la aprecio y porque los demás la reconocen. El hombre honrado es para sí en primer lugar, luego, los seres humanos de buena fe le reconocerán sus virtudes. Y como en tiempos pasados, el hombre honrado es el elegido para ocuparse de los cargos públicos porque ha recibido el honor de sus congéneres. No me hagan caso, fuegos fatuos de mi deseo. Buitres leonados acechan para pagar el viaje a sus guaridas cagadas con zurullos de debilucha indignidad. Cuando exterminen al último hombre honrado (No permita la Virgen)  la honra habrá desaparecido como valor y la barbarie reinará en el imperio de los psicópatas.
RADU BELCIN

Todos somos iguales. Todos queremos lo mismo. Todos reaccionaríamos igual ante una injusta situación. Todos es la coartada de los que dilapidaron su honra. ¿Y tú? Como todos. ¿Y tú? Como la mayoría. ¿Y tú? La pregunta se pone incómoda y provoca sudor frío en los que mantienen todavía algo de sensibilidad en los órganos que albergaron su honra.   

El monumento. MIRCEA SUCIU
¿Y la honra del género femenino? Durante siglos tuvo un anexo en los aledaños del Monte de Venus. La pistola de un hombre podía disparar en todos los territorios pero la cueva de la mujer honrada (templo sagrado) no debía ser profanada públicamente hasta la gloriosa procreación o ser el coto privado de la Sagrada Familia. ¿Y hoy? ¿Cómo funciona el suplemento femenino en este tiempo tan laico y progresista que nos vendieron los tahúres de la modernidad? Trampeando. A los 15 años gran parte de las mujeres han perdido su honra (al antiguo estilo), la moderna sociedad que se llena la boca de igualdad lo consiente (he utilizado el verbo a conciencia). Pero ese proyecto de libertina (sustantivo subyacente en la mente del patriarcado) rápidamente se puede deslizar hasta el escalón de hembra promiscua (adjetivo utilizado con machacona conciencia) y libre de ataduras machistas (peligro, peligro) para luego descender sin escrúpulos hasta la categoría de mujer fácil (poca honra) y de ahí a puta (que le compran la honra) hay dos estaciones de metro. 
¿Tienen caja fuerte? Guarden lo imprescindible (sin lo que no tiene razón de ser su existencia), que como ya saben, no es el dinero.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada