dimecres, 2 d’octubre de 2013

TERAPIA DE CHOQUE



Por supuesto que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades. Hablo del sistema educativo. No hay estado del bienestar que pueda aguantar que se derrochen 3000 euros al año en un alumno que es más vago que las mangas de un chaleco. No hablo de dificultades para aprender (se puede variar la metodología hasta encontrar la apropiada), me refiero a auténtica voluntad resistente de no hacer ni el huevo. El sistema educativo (traqueteado por socialistas y populares a su antojo) ha incentivado al vago. El sector indolente de los alumnos es astuto y se pasan por debajo del pupitre la consigna de que hagan lo que hagan pasarán de curso y  pasar sin pegar golpe es una misión posible.
Yo, en mi pequeño mundo, he puesto en funcionamiento una terapia de choque contra la desfachatez. El sistema es el que es y a final de curso me obligará a aprobar (por la vía administrativa, judicial o psicológica) a todos los alumnos de tercero de ESO. Yo lo haré, soy funcionario de una administración que me obliga a maquillar el fracaso escolar pero se inmiscuye poco en lo que sucede en los 180 días lectivos. Tengo un margen de actuación para rentabilizar la pasta que se gasta el Estado (de mis impuestos) en estos desidiosos. Tendré que afilar mi mala leche, mi habilidad discursiva y teatral para conseguir que los agentes de Haragán se pongan las pilas de una puñetera vez. Manos a la obra con las descargas eléctricas.

Les dejé dos sesiones para situar los países de Europa en un mapa político y conocer sus capitales. Una prueba eminentemente memorística. Fije en 15 capitales y países el listón para pasar a la fase siguiente. 20 resistentes decidieron amotinarse en la ignorancia de la geografía. Fueron apartados del grupo y les exigí que repitieran 5 veces el mapa y el listado de capitales. Base pedagógica: te sale más a cuenta estudiar que no hacerlo. Les dejé tres sesiones para completar el castigo antes de volver a pasarles el examen. Hoy he pasado a recogerlo y nadie lo tenía hecho. Pulso al profe. Perfecto, a la hora del recreo los tengo media hora extra (que no me paga ni Rajoy ni Piaget). Sus caras han cambiado, este profe va en serio. No lo saben bien.
El grupo que superó la primera fase recibió como encargo leer el tema de la globalización (cada vez más desfasado), reseñar en una hoja todos los conceptos que no entendían, buscarlos en internet (la Wikipedia es una buena ayuda) y una vez contextualizados hacer una exposición de dos minutos. Les vi las caras, necesitaban sus muletas.
¿Cuándo explicas tú? Cuando sea necesario. ¿Para eso te pagan, no? (los listillos creen que me sacarán de mis casillas con una cretina provocación). Me pagan por hacer que aprendas. ¡Esto no es justo! Mala suerte. Los provoco diciendo que mis métodos se inspiran en Pierre de Montaigne. ¿Creen ustedes que lo buscan? Siguen farfullando soto voice para no escalar el muro de la inacción.
Ya he recibido la primera nota reprobatoria de una madre que no está de acuerdo con mis métodos. No descarto que me quieran mover la silla yendo a la directora, a la inspección o al mismísimo Wert.  Insisto, son vagos pero no tontos. Si pueden quebrantar mi autoridad todo les será más fácil, podrán seguir consumiendo dinero público sin pegar un palo al agua. Es la batalla de cada año, aunque sea a costa de mis cervicales, espero salir victorioso. Después de las tensiones, si me mantengo firme en mis propósitos suele aparecer la calma y se instaura en mis clases una dinámica aceptable de aprendizaje.
Seguiré informando desde el laboratorio, una embajada de la realidad exterior.

7 comentaris:

  1. A mi me funcionó, aunque algún daño colateral.

    ResponElimina
  2. Terapia de choque o tambien diria confusion mental,o demasiado informacion distorsiona la capacidad de la mente. Cuando estudiamos nos cuentan que todo es posible, personas que han estudiado en la universidad, muchos empresarios se olvidan de que existen....¿Crisis?¿Crisis existencial?, la crisis existencial el no saber el camino el cual seguir, depende de la actitud que tengamos del problema. Solo muy pocos se pueden dar cuenta, de como vivimos en una sociedad enganchada a la prensa, a la television y a la moda, cuando somos nosotros quienes creamos la sociedad....No nos crean...Creamos el mundo en cual vivimos....No buscamos respuestas....Aunque alguno las busque...Sabemos que estan dentro de nosotros, cuando apagamos la mente. El interruptor que nos dice lo que tenemos que hacer y lo que no es cuando aprendemos a vivir desde el presente, desde el aqui y el ahora. Apagar el switch es apagar...Para aprender a reconocer lo que ya somos...Y no es el ego....Solo nuestra esencia..La esencia de conocer y reconocernos

    ResponElimina
  3. Estoy ansiosa por saber cómo acaba dicho experimento!
    Comparto contigo que el sistema de educación vigente hoy en día; no incentiva a los estudiantes por el gusto al conocimiento. Así es como es de suma importancia, la capacidad de focalizar nuestra atención en una tarea específica.
    Adoro tua críticas, siempre son buenas razones para reflexionar.
    Un abrazo

    ResponElimina
    Respostes
    1. Informaré puntualmente de los resultados a la parroquia que quiera leerme. De momento empiezo a notar que las rocas vagantias se van disolviendo ante mi tenaz insistencia. Seguimos en contacto.

      Elimina