dimecres, 6 d’agost de 2014

VUELVE URI GELLER



Una noche de setiembre de 1975 en el programa del Bigotudo Íñigo un ilusionista (o a saber qué calificación poner al muchacho) embobó a más de 20 millones de españoles doblando una cucharilla. Fuerza psicológica es lo que vendió para poder realizar tamaña gesta.


Los catalanes tenemos una suerte descomunal, no tenemos solo un President tenemos un flequillo, un Imán, un Gurú, un Prestidigitador, una vendedor de humo, un rufián, un chuloputas, un Iluminati, un mentiroso profesional, una chaquetero… tomo oxígeno y vuelvo más adelante. Y todo por el mismo precio.
Como los grandes mandatarios (incluido Rajoy) antes de pirarse de vacaciones (a su retiro espiritual supongo) el ínclito Mas se dirigió a su pueblo (dos horas, a lo bolivariano) y le invitó a doblar la cucharilla del timo pujolista. Apeló en su despedida estival a ejercitar la fuerza psicológica gelleriana para resistir el escarnio que los enemigos puedan producir mofándose de los millones de euros ocultados por el canijo padre de la patria catalana. En lugar de hacer sodokus, ver pelis chorras o hincharse a calimocho, los independentistas tienen deberes de verano. Para que no reflexionen sobre los que encabezan el proceso tienen que pasarse dos horas diarias mirando a la bandera estelada confiando que desaparezca de sus mentes uno de los escándalos pirotécnicos más sonados de la democracia. Si alguno de ellos tuviera o tuviese memoria de sobra y llegase al caso Banca Catalana debería aumentar en una hora diaria la fijación. Si algún prodigio fuera capaz de vincular los lodos actuales con el Palau de la Música, otra hora que te crió. Y por fin, si quedase algún caso singular de independentista cum laude que conociera la regularización exprés de la fortuna del padre del Geller Mas en 2008, otra horita extra y diez repeticiones de Els segadors.
El president Mas no perdió la oportunidad (cuando tiene un micro cerca se crece como un pavo) para poner “acento catalán” a la recuperación económica española. Los insultos que dejé a medias al principio del post llegan ahora. Media humanidad descojonándose de una recuperación más trucada que las cucharillas de Geller y el Ayatolá de todo a cien se dedica a magnificar su parte de “las altas cotas de miseria” que diría Marx (Groucho, no confundir).
Ya te puedes ir de vacaciones, macho, te lo has ganao, porque a mí me han recortado la paga extra por culpa de la tilde catalana.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada