dijous, 21 d’agost de 2014

CODAZOS



Los anuncios me provocan emociones. Supongo que no descubro nada nuevo, es una obviedad de principiante, los creativos publicitarios cobran por hacer realidad mi chorra reflexión. No me crucifiquen todavía. Hay unos anuncios que me destensan los labios, me río con desgana de la zafiedad con la que requieren que me adhiera a su secta. Hay otros que me atacan las pocas neuronas que me quedan, a lo israelí, sin respetar nada, como me tienen maniatado esperando que empiece una peli no tengo más bemoles que aguantar el estúpido bombardeo. Hay otros anuncios que me provocan ardores de estómago, hay que verlos en ayunas si no quieres vomitar de puro sexismo o de pura agitación consumista, consiguen por sí solos que ponga al producto en la lista negra de no comprar jamás. Hay otros que dejan tufillos extraños a su paso y son los que me llevaban de cabeza. Mientras los contemplas es difícil elaborar un causa-efecto coherente e inmediato. Van estallando cual bomba racimo (toma metáfora de spot chorra) y tiempo después le encuentras la gracia.


Hace un mes me topé con uno de la Cuenta Nómina de ING Direct que exhibía una retahíla de tópicos para mostrarnos lo constreñidos que estamos por la sociedad. Hace pocos días quien volvió a excitarme la pituitaria fue IKEA. Descubría como quien anuncia la sopa de ajo la influencia del comportamiento de los padres en sus vástagos. Se los pongo a continuación para que se metan en honduras.



Tuvo que llegarme a quemarropa un artículo de Joan Subirats para poder descifrar el rompecabezas de los dos anuncios provocadores. Parece ser que David Cameron ha montado un gabinete denominado Behavioural Insights Team (qué, se quedan igual), vulgarmente denominado el Equipo del codazo. Según el catedrático de Ciencias Políticas el objetivo de tan innovador departamento es cambiar el comportamiento de los británicos sin utilizar medios coercitivos (normas) o incentivos (subvenciones). Yo entendí que es algo así como si tu amigo te pega un codacillo en el bar y te advierte que has subido de peso y que tu silueta está cogiendo forma de foca. Al principio te ríes para no demostrarle que ha dado en la diana, que tanto tinto de verano y tapita de calamares te ha desgobernado la cintura, luego, cuando él desaparece pides una bebida light, y por la tarde, cuando baja el sol, te pones un chándal y a bajar la grasilla sobrante.
Si no queremos ser unos antiguos de tomo y lomo con hacernos una cuenta naranja tenemos suficiente, si somos unos padres fracasados comprando un armario sueco ordenamos las prendas de ropa y las ideas. Simple y directo al bazo, que parece ser un órgano muy receptivo a los mensajes publicitarios.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada