dilluns, 23 de febrer de 2015

CARTA ABIERTA AL SR. GREY



En primer lugar disculpe mi osadía por mandarle esta misiva sin tener el gusto de conocerlo. Ni he leído el libro ni he visionado la taquillera peli. Ni me atrajo la historia ni me tengo por un borrego social. Todo lo que sé de usted me ha llegado por fuentes secundarias, por comentarios de barra de bar, por artículos periodísticos y por exacerbadas críticas de los círculos feministas que le acusan de instaurar un nuevo modelo amoroso que reduce a las mujeres a la servidumbre de otros tiempos. 


Yo quiero hablarle como hombre y si me permite como representante (sin carné) de un tipo de hombres que hemos sufrido la tiranía de otro modelo, me refiero al príncipe azul. Ese cliché (corsé) limitaba nuestra relación amorosa con el otro sexo, nos imponía unos modos de conducta casi inalcanzables que parece que usted quiere actualizar con el imaginario del siglo XXI. 
Vayamos con algunas trivialidades de su papel que si se analizan en profundidad pueden desvelar hallazgos patriarcales. ¿Qué futuro nos espera en el amor a los que no tenemos helicóptero? El éxito y la lucha por destacar sobre la brava manada de machos es uno de los pilares de la virilidad ancestral y francamente estamos un poco hartitos de tener que ir por el mundo de supermanes. ¿Qué hay detrás de la exhibición de un jet privado y el pavoneo auxiliar para conseguir llevarse a una mujer al catre? Me imagino que el mensaje subliminal es que todas se abren de patas cuando el lujo asoma por su bragueta. ¿Qué mujeres más materialistas, verdad? Y qué espacio queda para la conversación, para la seducción igualitaria, para el respeto, para una belleza que no sea impuesta por las franquicias de la moda. Qué estereotipo de mujer dócil nos deja a su paso, conozco muchas Anastasias no se lo ocultaré, pero hay otras mujeres que se reirían de sus poses, de sus ínfulas y de su calculada sumisión al manual de macho moderno. Prefiero confiar en que en las guarderías están creciendo muchas más. 
Sigamos con más nimiedades. ¿Ahora tenemos que practicar sadomasoquismo para poder estar on fire en tema sexual? ¡No me fastidie! Si levantara la cabeza el marqués de Sade nos corría a todos a gorrazos, con el coñazo (pollazo) que le hemos dado considerándolo el perverso entre los perversos y ahora usted lo encumbra como si tal cosa, a usted le consideran un innovador y hace dos siglos él era un hijo del demonio. Por cierto, me parece que el masoquismo no exige control doble check sobre la partenaire, es algo pactado, acotado y que respeta la libertad de los que juegan. No me valen sus excusitas de niño maltratado para estimular el instinto maternal femenino (el mejor fijador para el dominio) para que le consientan sus ataques de agresividad. Redímase usted y deje de volcar en su pareja camiones de basura propios. ¿Sabe usted cuantas mujeres inician una relación con ganas de que el hombre zafio que tienen ante sus ojos se parezca al príncipe azul que soñaron? ¿Qué pretende, que sueñen con usted y la misma metamorfosis imposible?
Por último, señor Grey,  sospecho que existe una alianza secreta entre usted y los responsables máximos del capitalismo, no autorizarían sus aventurillas atrevidas y de moralidad poco al uso si no agitasen otros negocios como una máquina tragaperras. ¿Cincuenta sombras de Grey patrocinando fundaciones protectoras de perros abandonados? De telemaratón barato, qué ignominiosa asociación de ideas busca provocar en cerebros sin maldad. Le advierto que si quiere verdadero masoquismo se vaya a Bruselas o a Wall Street, esos sí que dan latigazos que nacen de un puño que permite que las Anastasias cobren un 20% menos que los Greys.
Un saludo nada cordial, Sr. Grey, los damnificados de sus andanzas podemos ser muchos y muchas. No le deseo buena suerte.

8 comentaris:

  1. El principe que resulta serpiente. La princesa que es ramera y todo un exito. Vaya pretty woman es de ramera a princesa pero la misma basura

    ResponElimina
    Respostes
    1. Cierto, es una reedición de Pretty Woman con sofisticación y alevosía..

      Elimina
  2. Este post es una joya! Me encantó y si me permite lo compartiré en facebook para que más gentes lo lean. Saludos y seguiré visitando el blog

    ResponElimina
    Respostes
    1. Muchas gracias. Aquí siempre serás bien recibida.

      Elimina
  3. Me encanto leer esto y solo para añadir, para disfrutar del SM no se requieren ni helicópteros ni los millones de dolares. Puro poder mental... Saludos y gracias por compartir

    ResponElimina