dilluns, 16 de juny de 2014

LA BURBUJA FUTBOLERA




Escucho las voces de los periodistas deportivos (y no tan deportivos) y me traslado al 98, yo creo que desde la pérdida de Cuba y Filipinas que no teníamos un debate tan enconado sobre el orgullo patrio (en Catalunya no, aquí tiran cohetes con la derrota de la Roja).
Lo primero, y creo de absoluta justicia, felicitar a nuestros muchachos por tan sonada debacle.  Estábamos disfrutando de la selección MUY por encima de nuestras posibilidades. Yo soy heredero de aquel fallo de Cardeñosa ante Brasil o del labio partido de Luis Enrique en épico partido contra los azzurri (italianinis). Y si me exigen ahondar en nuestra esencia me remontaré a tiempos del Naranjito y aquella inauguración espectacular de nuestro ansiado mundial con un empate a uno con la temible Honduras. 


Lo segundo, alabar a Van Gaal, nuestro verdugo, fue el sociólogo de bolsillo más reputado que pisó nuestro país, ya saben su lema en tiempos de culerío: Nunca positivo, siempre negativo. Qué tipo, cómo nos clichó. El imbatible Casillas en 45 minutos es un paquete (ya lo dijo Mourinho), el futurible Balón de Oro Sergio Ramos se arrastró por el campo, Xavi nada más que está pensando en los petrodólares, Costa no aporta nada a esta selección, Cesc está de negocios con el Chelsea y no rasca bola, Piqué anda embobado con el ombligo de la Shakira y con el póker. El campechano Del Bosque tiene unas tácticas trasnochadas y solo pone a sus amiguitos. Ah, y lo que le acusaban en su Madrí, los jugadores hacen las alineaciones.

Lo tercero, la culpa nunca es nuestra, los productos finacieros tóxicos (obviando las preferentes) los importamos de América, la maldita austeridad nos la impuso la rancia de la Merkel, la corrupción no existe, los jueces no se enteran y así repartiendo culpas hasta el infinito. El fútbol no podía estar al margen de la irresponsabilidad generalizada, la mala suerte es una excusa muy trillada, pero por qué no rascar en el esoterismo. ¿Saben ustedes que en 1966 ganó Eurovisión Austria? Sepan que solo ha ganado tan magno evento en dos ocasiones. Supongo que no hace falta que les recuerde a la mujer barbuda. ¿Y? ¿Saben que el Betis fue el colista de Primera División? ¿Saben quién lo ha sido este año? ¿Saben quién ganó la Copa de Europa? ¿Y la Liga? Todo coincide. Demasiadas casualidades. España en aquel 1966 lejano venía de ganar la Eurocopa dos años antes con gol de Marcelino a la poderosa Unión Soviética (rojos sucumbiendo ante las hordas del Caudillo), pues bien, nuestra Roja de yugo y flechas palmó a las primeras de cambio en el Mundial de Inglaterra.
Lo cuarto, ¿y ahora qué? Lo mismo que nos preguntamos a principios del 2009 cuando ya habíamos construido durante varios años más viviendas que Inglaterra, Alemania y Francia juntas. La Roja había aportado casi 150 millones de euros a las arcas de la federación gracias al apoyo de marcas tan reputadas como Iberdrola, Movistar, Cruzcampo, Pelayo y otros. Muchos de estos patrocinadores acaban su contrato en agosto de 2014, en fin, me parece que las vacas gordas van a empezar a pasar hambre. No quiero ni pensar donde aparcarán toda la parafernalia de los gritones de Telecinco que había pensado que la Roja era una valor seguro y que tenían chiringuito para rato.
Si ni el fútbol es capaz de tapar los boquetes de este país, tendremos que volver a misa o a los toros. Con buen ojo, la proclamación de Felipín el Preparado será después del partido con Chile.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada