divendres, 19 de setembre de 2014

PUENTES



Un cazador de imágenes (como un servidor) queda atrapado por sus presas por el impacto que reciben los ojos y que inmediatamente se desparrama por las neuronas invitando al cerebro a emborracharse con asociaciones y vínculos que sugieren a las tripas y al alma movimientos desconocidos. Es un continuo de puentes que empiezan en la retina y acaban en territorio inhóspito. En el caso de las fotografías de Cristina de Middel mi proceso se vio alterado por un puente inesperado hacia una realidad (no manipulada, existente) hipotética (fruto de su arte). La etimología de fotografía, escribir con luz, toma cuerpo en su arte.
La serie Poly Spam, por la que entré a su ingenio, nace en una serie de mails (posiblemente ustedes los hayan recibido también) con propuestas estrambóticas de negocios que se mueven entre la sonrisa y la estupefacción. A un anzuelo veraz  le sigue una propuesta increíble, casi siempre esa es la fórmula que elige el captador de inocencia. De Middel estira el hilo para reconstruir la imagen (hipotética) del creador de timos de la estampita. Una viuda rusa asediada por su familia política y que necesita ayuda para sacar una maleta metálica repleta de dinero del país, un funcionario de Togo que conoce el pufo del ministro de deportes y propone al timado que se presente como beneficiario de una cuenta de 18 millones de dólares, una joven inglesa que no puede disfrutar de la herencia de sus padres hasta que no cumpla 30 años y pide al destinatario que se haga pasar por su marido para reclamar el pago inmediato al director del banco, una vidente que ofrece sus servicios garantizados por éxitos con políticos y gente famosa. Así, hasta catorce historias.


Especialmente original me parece el proyecto que acabó en libro (su valor actual en Amazon es de 1400 euros), Afronautas. Reproduce secuencias hipotéticas de la hilarante aventura espacial del profesor de ciencias de Zambia Makuka Nkoloso. Parece que unos años antes de que Neil Amstromg pisase la Luna, él ya tenía ideas rocambolescas de cómo llegar. El personaje existió, pueden ver en You Tube imágenes de la preparación de los astronautas, tendrán problemas para volver a encajar su mandíbula. 

La ironía se escapa por las series de Cristina de Middel, especialmente en Party, donde manipula el segundo libro más publicado de la historia, el Pequeño Libro Rojo de Mao. De Middel dice que “la censura de la censura produce pura poesía”. Ya lo decía mi profe de Mates, menos por menos más: “sacar de contexto estos dictados políticos y aplicarles el mismo filtro que emplean ellos para anular lo que no les conviene”.

Anda preparando un recorrido especial por los pueblos de España (Españ) y esas costumbres que como ella misma cree no etiquetamos como exóticas porque están absolutamente integradas en nuestro cerebro (que oportuno que llegó lo del Toro de la Vega).


Síganle la pista a esta constructora de puentes, mucho más fiable que el ínclito Calatrava.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada